Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Declaran culpable al acusado de matar a su expareja y su hijo en Málaga en 2013

El jurado ha declarado por unanimidad este miércoles culpable al hombre acusado de asesinar a su expareja y a su hijo de cinco años en el barrio malagueño de La Luz en septiembre de 2013.
Los miembros del Tribunal popular han considerado al hombre culpable de haber acosado a la mujer, "con hostigamientos, insultos, amenazas" y controlando sus entradas y salidas y con manifestaciones como que "sería suya sí o sí" o que "era para él o para nadie", una actitud ques e agravó a raíz de la ruptura de la relación.
De hecho, el veredicto recoge que el día de los hechos, el acusado "la acechó" cuando ésta salió a cenar con las amigas y la esperó al regreso. También que en esta época y en fechas anteriores limitó considerablemente la libertad de decisión y movimientos de la mujer, por lo que se le considera culpable también del delito de coacciones.
Asimismo, los jurados consideran al hombre culpable de haber ocasionado, "de manera consciente y sin dar posibilidad de defensa", la muerte tanto a su expareja como a su hijo, mediante asfixia. Se presentó en la casa, han señalado tras la deliberación, con el objetivo de matarla.
En el caso de la mujer, tras una discusión, primero la agredió con un arma blanca para posteriormente darle muerte por asfixia, al igual que al niño, que dejó "sin posibilidad de defensa" y "en situación de desamparo". En ambos casos, se aprecia la alevosía y la agravante de parentesco.
También entienden probado que cuando los padres de la mujer lo descubrieron al día siguiente de los hechos les agredió, al igual que a dos policías cuando lo detuvieron, tras huir de la vivienda.
Amigos y familiares de las víctimas han estado presentes en la lectura del veredicto y han mostrado su indignación ante este crimen con gritos de "asesino". A la salida de los juzgados, han asegurado que el acusado no está arrepentido y han pedido "cadena perpetua", lamentando que "no haya leyes duras en España".
Las acusaciones piden 43 años de prisión por dos delitos de asesinato, uno de coacciones, otro de malos tratos habituales, cuatro de lesiones y un delito de resistencia en el momento de la detención. Además, solicitan indemnizaciones para los familiares de las víctimas, mientras que la defensa mostró su conformidad. Ahora, la magistrada dictará sentencia en función de este veredicto.
El acusado reconoció los hechos en el juicio. La fiscal delegada de Violencia sobre la mujer, Flor de Torres, aseguró que el acusado la había matado a ella y a su hijo porque la mujer "había elegido la libertad" y había decidido romper definitivamente la relación unos meses antes de los hechos e instó a que no se perdiera el prisma de la violencia de género.