Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decretan prisión comunicada sin fianza para los tres detenidos con un alijo de 800 kilos de cocaína en un velero

El juzgado de instrucción número 5 de Vigo ha decretado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para los tres detenidos, dos hombres gallegos y una mujer valenciana, con un alijo de 800 kilos de cocaína en el velero 'Pandora Lys', según han confirmado fuentes jurídicas a Europa Press.
Los tres arrestados llegaron el miércoles al puerto de Vigo en una patrullera de la Guardia Civil y, tras pasar la noche en dependencias policiales, fueron puestos a disposición judicial a primera hora de este jueves.
El juzgado ha decretado el ingreso en prisión por un supuesto de delito contra la salud pública y los detenidos han sido trasladados a la prisión de A Lama, a la espera de que se completen varios trámites.
Posteriormente, serán trasladados a Madrid, para su puesta a disposición del juzgado de instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, que dirige la investigación en el marco de la que fueron arrestados.
El abordaje del 'Pandora Lys' se produjo en la noche del pasado lunes, cuando navegaba frente a las costas de Oporto (Portugal), en un operativo con participación de agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil.
El miércoles llegaron los detenidos al puerto de Vigo, así como el velero con su cargamento de droga. La cocaína estaba escondida en varios compartimentos del barco, metida en bolsas de deporte y en fardos plastificados.
La investigación sobre este alijo se inició en noviembre pasado, cuando las fuerzas de seguridad, con apoyo de agencias internacionales de lucha contra el crimen organizado, tuvo conocimiento de que una organización de narcotráfico se dedicaba a transportar grandes cantidades de droga, usando diversos tipos de embarcaciones, desde las costas de Sudamérica a las costas españolas.
La droga intervenida en esta operación, de gran pureza, podría haber alcanzado un valor de unos 28 millones de euros en el mercado ilegal.