Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz espera que la "disciplina de voto" del PP no se imponga a la "conciencia" y pide la retirada de la ley

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha deseado este miércoles que la "disciplina de voto" del Partido Popular no se imponga sobre la "conciencia" de todos y cada uno de los diputados del Congreso y que, por tanto, dicha disciplina "no frene" a aquellos que no comparten el anteproyecto de ley para la reforma del aborto planteado por el ministro Alberto Ruiz Gallardón.
Así lo ha dicho durante su intervención en Sevilla en los desayunos informativos organizados por Europa Press y la Fundación Cajasol, donde ha vuelto a pedir la retirada de esta normativa al entender que se trata de una "contrarreforma que retrocede más allá del año 1985" y que sitúa a España "a la cola de Europa en igualdad". En caso de que no se haga, según ha advertido, Andalucía recurrirá el texto ante el Tribunal Constitucional (TC).
Díaz se ha mostrado convencida de que el "giro conservador" del Gobierno central tiene en contra no sólo a "muchos ciudadanos" de este país sino también "a muchos dirigentes del PP", por lo que ha confiado en que aquellos 'populares' que también temen esta "deriva peligrosísima" hacia el "ala más de la derecha" no callen "por la disciplina de voto" del partido y hagan prevalecer su "conciencia" por encima de cualquier otra cosa.
Sobre todo, según ha argumentado, porque este tipo de cuestiones es lo que hace que "los ciudadanos no crean en la política" y porque una "disciplina de partido no puede romper con la igualdad de las personas ni quebrar un Estado de Derecho", que es lo hace, en su opinión, este anteproyecto de ley.
Tanto es así, ha dicho, que "hasta el ala más extrema de la derecha" francesa y la propia Marine Le Pen ha afirmado que "a ella no se le hubiera ocurrido hacerla" en su país. "Y aquí se le ha ocurrido a Gallardón", ha apostillado para lamentar que España haya pasado de ser "un referente de la defensa de la igualdad en Europa" a convertirse en "un problema" dando "pasos agigantados hacia atrás" por un Gobierno que "está preso y atado de pies y manos por el ala más radical de la derecha".
En esa línea, ha indicado que no entiende el por qué de "esa cesión" y ha criticado que las consecuencias de esta "contrarreforma" la vayan a pagar especialmente las mujeres, que "pierden derechos", y los profesionales sanitarios, a los que se aboca a una "inseguridad jurídica innecesaria".
DE DERECHO A DELITO
Además, Díaz ha puesto el acento en que, con este anteproyecto de ley, el aborto pasa de ser un derecho a ser "delito", algo que considera que "no es normal" en una España que ha ido "madurando" desde la transición para convertirse en un "país moderno" y que ahora, "de golpe", ve "quebrado" uno de sus derechos.
En su opinión, esto obedece a que hay un Gobierno que "no interpreta el momento histórico" en que vivimos y que "quiere hacer historia a costa de los derechos de los ciudadanos" , haciendo además un "uso partidista" de este debate de cara a las próximas elecciones europeas.
La presidenta de la Junta también ha criticado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy, en primer lugar, haya "privado a las mujeres solteras, viudas o separadas de poder ser madres" en la sanidad pública y a través de técnicas de fecundación in vitro "por el simple hecho de estar solas" y, después, haga una ley para que otras mujeres lo sean aunque no quieran o no puedan hacer frente a un embarazo no deseado. "Lo que está pasando en este país no es normal", ha concluido.