Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputación de Guipúzcoa estudia si emprende acciones judiciales contra Urquijo por "injurias" a Garitano

Cree "vergonzoso" que otros partidos hayan intentado hacer de la presencia de Garitano en el homenaje a Korta "una gresca veraniega"
La portavoz de la Diputación de Guipúzcoa, Larraitz Ugarte, ha anunciado que los servicios jurídicos de la institución foral están estudiando "muy seriamente" las declaraciones realizadas por el delegado del Gobierno central en el País Vasco, Carlos Urquijo, contra el diputado general de Gipuzkua, Martín Garitano, para decidir si emprenden acciones judiciales contra él por un "posible delito de injurias".
En una rueda de prensa, Ugarte se ha referido, de esta manera, a las palabras de Urquijo que, tras la asistencia de Garitano al acto de homenaje al empresario Joxe Mari Korta asesinado por ETA, acusó al diputado general de Gipuzkua de ser "el responsable político del asesinato" del expresidente de Adegi.
La representante de la institución foral ha indicado que, con estas manifestaciones, Urquijo estaría acusando a Garitano de "colaboración con banda armada, que es un delito de prisión de entre cinco o diez años de acuerdo con el Código Penal vigente", lo que, a su juicio, es "gravísimo".
"No se puede dejar así", ha afirmado, para añadir que "no es de recibo que se refiera, de esa manera, a la máxima autoridad de este territorio diciendo cosas como que él era el que apuntaba antes de que otros cometieran atentados" porque, según ha dicho, "está planteando que el diputado general es el autor de delitos que están observados en el código penal y esto es mínimamente una injuria".
Además, ha considerado que Urquijo pretende "desviar la atención de la actitud inmovilista del Gobierno del PP, que no quiere que este proceso planteado unilateralmente siga adelante e intenta sabotear la resolución del conflicto y quiere seguir manteniendo a este pueblo sumido en el sufrimiento".
En esa línea, además de las del propio Urquijo, ha lamentado las declaraciones que varios dirigentes políticos, como el presidente del GBB del PNV, Joseba Egibar o el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, realizaron "quitándole credibilidad" a la presencia de Garitano en el homenaje a Korta.
De este modo, Ugarte ha remarcado que la Diputación foral "tenía muy claro" que el objetivo de la asistencia al acto era "el reconocimiento al sufrimiento" de la familia del empresario guipuzcoano y "el respeto al objetivo que tenían sus allegados en el acto conmemorativo".
PROTAGONISMO
Además, ha recordado que la institución foral, por ese motivo, decidió no hacer ninguna declaración porque "ellos eran los que tenían que ser protagonistas y nuestra asistencia no quería solapar ni el discurso ni el objetivo de la familia en ese evento". "Ver que otros partidos y otras autoridades políticas han intentado hacer de esto una gresca veraniega nos parece totalmente vergonzoso", ha subrayado.
La portavoz foral ha explicado que para el Gobierno foral de Bildu la concentración de este miércoles "era un momento para reconocer el sufrimiento de la familia y que esos hechos generaron un dolor y que en el proceso de resolución del conflicto el tema de las víctimas se tendrá que abordar".
En cuanto a la posibilidad de que Martín Garitano acuda a los próximos actos de homenaje a víctimas de ETA, Larraitz Ugarte ha apuntado que "habrá que ver que tipo de eventos se organizan" aunque ha remarcado la disposición de la Diputación a apoyar las actividades "a favor del reconocimiento del sufrimiento de las víctimas".
Finalmente, ha considerado que la postura que adoptó la familia de Joxe Mari Korta ante la presencia de Garitano fue "muy respetable" porque "ellos tenían que ser los protagonistas" y ha considerado que su discurso fue "constructivo" y ha supuesto "un primer paso para todos". "Es un paso adelante en el camino de la normalización de este pueblo que las familias de las víctimas tengan este tipo de actitudes".