Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EE.UU. permitirá fotografiar los ataúdes de soldados si las familias acceden

El Pentágono permitirá que la prensa fotografíe los ataúdes de los soldados fallecidos en el extranjero cuando son repatriados a Estados Unidos, si sus familiares acceden a ello, dijo hoy el secretario de Defensa, Robert Gates.
"En ningún caso estamos decidiendo por ellos (los familiares); la decisión la tomarán aquellos que están directamente afectados", aclaró Gates.
En una rueda de prensa, el secretario anunció la decisión de su departamento de acabar con la prohibición que estableció en 1991 el entonces presidente, George H.W. Bush.
Gates explicó que un grupo de trabajo ha analizado cómo la decisión podría afectar a los seres queridos de los soldados y subrayó que será la familia la que tenga la última palabra para autorizar a la prensa a publicar la foto del ataúd del fallecido.
El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, señaló que el presidente estadounidense, Barack Obama, está de acuerdo con el levantamiento de la restricción y "apoya la decisión" de Gates.
Los cuerpos de los militares fallecidos en las misiones en el extranjero suelen llegar a la base de la Fuerza Aérea de Dover, en el estado de Delaware, donde se celebra un oficio religioso antes de la entrega a sus familias.
La Administración de George H.W. Bush estableció la prohibición durante la Guerra del Golfo y su hijo George W. Bush la renovó para evitar que los caídos en Irak y Afganistán fueran fotografiados.
"Cuanto más honores podamos dar a estos héroes caídos, mejor", teniendo en cuenta los criterios de respeto a la intimidad y la decisión de las familias, había dicho anteriormente Gates.
Según los últimos datos del Pentágono, 4.241 militares estadounidenses han muerto en la guerra de Irak, mientras que otros 576 han fallecido en Afganistán.