Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ETA-Obispo de Bilbao cree que "el camino de la verdadera reconciliación" va mucho más allá del cese de "toda violencia"

El obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha señalado que, tras el cese definitivo de la violencia por parte de ETA, "el camino de la verdadera reconciliación" va mucho más allá del "cese de toda violencia" y ha reiterado que "la iglesia se ofrece para curar heridas y derribar muros de división".
En un comunicado de prensa, Iceta ha emplazado a la "comunidad cristiana" a "sumar esfuerzos en favor de la paz y la reconciliación" y ha recordado que "son muchas las personas, instancias e instituciones que con empeño constante han conducido a que el fin de la actividad terrorista se haga realidad".
"Todos esperamos la desaparición definitiva de ETA, que anhelamos llegue cuanto antes", ha expresado, al tiempo que ha considerado que "es preciso recordar y reconocer a las víctimas y a sus familiares, guardar su memoria y acompañarles con nuestro afecto, ofreciéndoles toda la ayuda necesaria".
Asimismo, ha señalado que el camino de la verdadera reconciliación, "tarea prioritaria de la Iglesia para este tiempo", va "mucho más allá del cese de toda violencia".
"En este largo recorrido, la comunidad cristiana quiere hacerse compañera de camino para sanar heridas personales y sociales, derribar los muros que separan y construir una sociedad justa y reconciliada, en libertad y en paz", ha expresado.
Para Iceta, la libertad, "que ha estado constreñida y sustraída por la amenaza y el ejercicio de la violencia", gana espacio en la sociedad. A su juicio, "personas, organismos, asociaciones e instituciones", están llamados a colaborar y aunar esfuerzos en la construcción de "una sociedad en paz y reconciliada".
"Como ya dije al comienzo del curso pastoral, es necesario recordar los pilares sobre los que se sustenta la paz y que son necesarios para una verdadera reconciliación. La paz es fruto de la verdad y de la justicia, de la capacidad de reconocer y reparar el mal causado, de la humildad y el coraje de pedir perdón, y de la magnanimidad y anchura de corazón para otorgarlo y acogerlo", ha añadido.