Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ETA asesina a un empresario en Azpeitia

ETA ha asesinado Ignacio Uria Mendizabal en la localidad guipuzcoana de Azpeitia. El empresario fue tiroteado en las inmediaciones del resturante 'Kiruri', cerca de la plaza de Ignacio de Loyola, cuando estaba en su coche pasadas las 13:00 del mediodía. La víctima ha recibido dos impactos de bala y los servicios sanitarios no han logrado reanimarlo. Ignacio Uria era el tercero de nueve hermanos, tenía 71 años, mujer y cinco hijos. Tras practicársele la autopsia en San Sebastián, el cadáver ha sido trasladado a Azpeitia donde se el viernes se celebrarán el funeral y el entierro.

La víctima pertenecía al consejo de administración de la empresa Altuna y Uría que participa en la construcción de la 'Y' ferroviaria vasca. Dos etarras han disparado a Uría, que ha recibido dos impactos de bala, uno en el pecho y otro en la cabeza, cuando se encontraba en un aparcamiento junto al restaurante 'Kiruri', donde acudía diariamente a jugar a las cartas. La víctima no acostumbraba a llevar escolta.
Robaron el coche minutos antes del asesinato
Los tres terroristas que participaron en el asesinto robaron un coche en el Alto de Itziar, en el municipio de Deba, y retuvieron a su conductor. Emplearon el vehículo para cometer el atentado y los dos que participaron en el tiroteo regresaron a este mismo alto después.
TAV, objetivo de ETA
La empresa de Uría participa en la construcción de la 'Y' ferroviaria vasca, que en los útimos años se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios de ETA. Los terroristas han atentado en repetidas ocasiones contra empresas adjudicatarias de las obras.
El conductor del coche fue atado a un árbol y abandonado en el lugar, y los terroristas se desplazaron a la localidad guipuzcoana para cometer el crimen.
Los etarras han empleado el mismo 'modus operandi' que cuando asesinaron al concejal socialista Isaías Carrasco en Mondragón.
Altuna y Uría había sido saboteada en marzo de 2007. A algunos de sus camiones les pincharon las rueda y les taponaron el tubo de escape. Además, en la sede aparecieron pintadas.