Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Embajador sirio se reúne con el Gobierno de EE.UU., una "oportunidad" para diálogo

El embajador de Siria ante la Casa Blanca, Imad Moustapha, se reunió hoy con el secretario de Estado Adjunto para Oriente Próximo, Jeffrey Feltman, una señal de que ambos países tratan de romper el hielo y retomar el diálogo directo.
El Departamento de Estado confirmó el encuentro a última hora del miércoles y según fuentes del Gobierno de EE.UU., fue Feltman quien solicitó la entrevista con el embajador sirio.
EE.UU. ve en esta reunión "una oportunidad" para discutir con Siria, mediante el diálogo, las preocupaciones del Gobierno con respecto a ciertas actuaciones de ese país.
"Sigue habiendo diferencias claves entre nuestros dos Gobiernos, incluidas nuestras preocupaciones sobre el apoyo de Siria a grupos y redes terroristas, la adquisición de armas nucleares y no convencionales, la interferencia en el Líbano y el deterioro de la situación de los derechos humanos", dijo el Departamento de Estado en un comunicado.
Washington acusa a Damasco de vínculos con Hizbulá en el Líbano y con Hamás en Gaza, dos grupos calificados de terroristas por EE.UU.
La secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo que la reunión tuvo lugar en el marco de una "interacción regular con los sirios como parte de nuestros esfuerzos diplomáticos", y señaló que era demasiado pronto para saber si mejorarán las relaciones.
"Es demasiado pronto para decir lo que trae el futuro", afirmó.
Moustapha por su parte, explicó que la reunión ha sido "muy constructiva" y "un primer paso" para "futuros encuentros", según declaró a medios estadounidenses después de la reunión.
Este fue el primer encuentro del embajador sirio con el Departamento de Estado desde septiembre, cuando asistió a una reunión informativa en la que documentos de inteligencia mostraban que Siria había construido un reactor nuclear con la ayuda de Corea del Norte. La central siria fue bombardeada por Israel en 2007.
El encuentro se produce después de que la Administración del presidente Barack Obama señalara que está dispuesta a acercarse a países con los que mantiene grandes diferencias como Siria e Irán.
Clinton, dijo en su audiencia de confirmación en el Senado que un mayor diálogo con esos países podría contribuir a que Damasco y Teherán abandonen su "comportamiento peligroso" y se conviertan en "actores regionales constructivos".
EE.UU. no ha destinado un embajador a Siria desde 2005, cuando el anterior Gobierno retiró a la entonces encargada de la delegación diplomática en Damasco, Margaret Scobey, en protesta por el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri.
Washington considera que Siria estuvo involucrado en el asesinato, algo que Damasco siempre ha negado.
El pasado 18 de febrero, el presidente sirio, Bashar al Asad, expresó su esperanza en un nuevo tipo de relaciones con EE.UU. y confió en que este país envíe pronto a un embajador a Damasco.
El senador demócrata y presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la cámara alta, John Kerry, visitó la semana pasada Siria, ocasión en la que abogó por el rápido retorno a Damasco de un embajador estadounidense.