Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erkoreka dice que "la actitud de confrontación" del PP "en absoluto facilita el entendimiento y aproximación" con el PNV

Critica el "veto" de Ciudadanos a PNV y cree que los acuerdos serán "complicados" si se plantean "líneas rojas y murallas infranqueables"
El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que la actitud de "confrontación" y de "obstaculización del desarrollo del autogobierno" por parte del PP, "en absoluto facilita el entendimiento y aproximación" con el PNV tras el 26J, pero ha indicado que deberán ser las formaciones políticas "las protagonistas" y a las que les corresponderá ver "si es posible o no alcanzar acuerdos en el marco de las Cortes Generales para formar Gobierno".
Erkoreka ha realizado estas manifestaciones en Bilbao, donde ha apuntado, como ejemplo de esa actitud, el informe del Gobierno central en el que advierte de la posible inconstitucionalidad de algunos preceptos del proyecto de Ley de reconocimiento y reparación de las víctimas de represión ilícita entre 1978 y 1999.
El portavoz del Gobierno vasco ha precisado que lo que ha enviado el Gobierno central es una "carta de cooperación", que, según ha explicado, es como se denomina a las notas que remite el Ejecutivo español con observaciones sobre proyectos normativos que se están tramitando en el Parlamento Vasco, y que, a juicio del Gabinete de Rajoy, "pueden entrañar alguna vulneración del marco de reparto competencial entre el Estado y la Comunidad Autónoma".
El portavoz del Gobierno vasco ha indicado que el aviso en relación al proyecto de Ley de reparación de víctimas es "uno, pero no es el único", ya que, según ha apuntado, en los tres últimos meses han recibido "bastantes".
En concreto, según ha precisado el Ejecutivo, en la última semana se han recibido tres, uno el citado, otro en relación al proyecto de Ley de Policía y un tercero sobre el proyecto de Ley de Patrimonio y Archivos, que el Gobierno vasco ha retirado.
"No es una excepción. Casi se está convirtiendo en la regla por parte del Gobierno central el remitir ese tipo de notas de cooperación, que lo que hacen no es precisamente cooperar, sino llamar la atención sobre las posibles vulneraciones y, en todo caso, adelantan una amenaza respecto a la posibilidad de que la cuestión, de mantenerse en los términos en los que está, pueda ser judicializada y llevada a los tribunales", ha añadido.
El portavoz del Gobierno vasco ha indicado que este proyecto se ha tramitado atendiendo a "las consideraciones de tipo jurídico" y ha precisado que el expediente de tramitación ha incluido "varios informes jurídicos que contrastaban su contenido con la legalidad".
"PLENA LEGALIDAD DEL PROYECTO"
En este sentido, ha defendido "la plena constitucionalidad y legalidad" de ese proyecto. "En cualquier caso, en este momento, el proyecto se encuentra en el Parlamento y es el Parlamento el que tiene la última palabra y el que tiene que evaluar los posibles pros y contras que tengan que ver con la aprobación de la Ley y, en su caso, el riesgo que pueda entrañar aprobar el texto con unos contenidos u otros de cara a la posible existencia de un recurso", ha apuntado.
Erkoreka ha indicado que la posición del Gobierno vasco "discrepa" de la del central porque creen que el proyecto es "defendible desde el punto de vista jurídico".
El portavoz del Ejecutivo ha insistido también que "no es una novedad" este tipo de avisos y que son una "constante a lo largo de la legislatura", no solo estas "notas de cooperación", sino que, "en otros muchos casos, la actitud del Estado ha sido mucho más contundente porque nos han llevado directamente a los tribunales, no sólo al Tribunal Constitucional, sino también a los tribunales de lo Contencioso Administrativo".
De esta forma, se ha referido al caso de los recursos contra la OPE de la Ertzaintza o contra el acuerdo de las 35 horas para el personal de la Administración General de la Comunidad Autónoma.
Preguntado por si la influencia de esta actitud de cara a las negociaciones tras el 26J y a la posibilidad de un acuerdo con el PP, Erkoreka ha manifestado que se trata de una postura que vienen denunciando "permanentemente" y que "refleja, no precisamente una actitud amistosa por parte del Gobierno central y del partido político que gobierna allí (PP), sino una actitud de confrontación, de obstaculización del desarrollo del autogobierno".
Ello, según ha añadido, "en absoluto facilita el entendimiento y la aproximación", sino "todo lo contrario". "A partir de ahí, yo no voy a suplantar a las formaciones políticas en algo que solamente les corresponde a ellas y, si es posible o no alcanzar acuerdos en el marco de las Cortes Generales para formar gobiernos que hacen falta en el país, eso lo decidirán los partidos políticos que son los protagonistas en ese punto", ha añadido.
Erkoreka ha indicado que, como portavoz del Gobierno vasco, se limita a constatar las "discrepancias existentes" con el Gobierno central, los "diferentes puntos de vista" que han mantenido en relación con "la legalidad o no" de las iniciativas del Ejecutivo autónomo y la "actitud de confrontación y de exclusión que ha regido o ha inspirado al Gobierno central durante toda la legislatura de cara a la producción normativa del Gobierno vasco y de las actuaciones llevadas a cabo en el ejercicio de nuestras competencias".
CIUDADANOS
Por otra parte, en relación a la postura de Ciudadanos que ha anunciado, tras el 26J, que no participará en pactos en los que estén partidos nacionalistas como el PNV, ha manifestado que esta posición confirma sus "temores" de que están volviendo los "vetos".
"Por una parte, ha vetado a Rajoy, por otra parte, ha vetado a los partidos nacionalistas, menos a los nacionalistas españoles como el suyo, que veo que no les excluye", ha afirmado.
A su juicio, ello pone de manifiesto que la búsqueda de acuerdos a través de "un diálogo abierto y sincero" va a ser "complicado" porque, si se inicia "esta tercera fase con vetos, con líneas rojas y murallas infranqueables vetando a formaciones políticas concretas o a personas concretas, malamente vamos a poder desarrollar con éxito la labor que ha encomendado la ciudadanía a los partidos políticos".