Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Errejón no contempla la posibilidad de unas nuevas elecciones

Errejón, en Granada este sábadoEFE

El portavoz de Podemos en el Congreso y secretario político de la formación, Íñigo Errejón, ha considerado este domingo que la posibilidad de que haya nuevas elecciones generales está "todavía muy lejos", y ha vuelto a tender la mano al líder de los socialistas, Pedro Sánchez, para que haya un Gobierno "de coalición y de cambio", instándole a aceptar que lo que necesita son "socios y no figurantes".

En declaraciones a los periodistas en Granada, donde está previsto que por la tarde Podemos celebre un acto homenaje al parlamentario José Luis Serrano con motivo del 28F, Errejón ha señalado que los nuevos comicios darían "prácticamente el mismo resultado", y ha incidido en que "hay condiciones para que no haga falta repetirlas", y para que se conforme "un Gobierno que evite los desahucios, que derogue la reforme laboral, pero de verdad, la derogue sobre el papel, y que ponga las instituciones al servicio de la gente para blindar los derechos sociales y los servicios públicos".
"Eso está al alcance de la mano, y por tanto las elecciones quedan todavía lejos. Quedan dos meses, y en esos dos meses, si hay compromisos claros, puede haber un Gobierno al servicio de la gente, esa es la única hipótesis en la que nosotros trabajamos", ha mantenido Errejón, que cree que "no hay razones" para que "fallen" todas las posibilidades, y si "Sánchez se decide", "se puede conformar de inmediato un Gobierno de cambio", que se ponga "al servicio de los españoles que peor lo han pasado durante la crisis y no al servicio de los privilegiados".
El portavoz de Podemos, que ha recordado la "remontada" de la formación en el último tramo de la campaña, ha valorado además la consulta interna realizada por el PSOE a sus militantes sobre los posibles pactos, y ha señalado que "está bien que los partidos políticos tradicionales lleven la democracia interna a sus procesos organizativos".
Asimismo, con respecto a la investidura, ha vuelto a insistir, como ya hiciera este sábado, en que Podemos se teme que ésta pueda "ser una semana perdida", ya que los votos de Ciudadanos y los del PSOE no son suficientes, salvo que el PP se abstenga. "Si eso no sucede habremos perdido una semana y dentro de una semana volveremos a empezar, y lo que requeriremos es compromisos claros", ha dicho Errejón, que ha reiterado que la mano de Podemos está "tendida" para un Gobierno "de coalición y de cambio" con Pedro Sánchez si se decide por ello.
Preguntado sobre la posibilidad de que la falta de acuerdo no propicie una investidura, Errejón ha pedido que si eso finalmente se produce los partidos se sienten a discutir "con un poco más de honestidad" sobre las políticas "que ayudan a la gente que ha sido más golpeada durante los años más duros de la crisis".
"Por tanto, nuestras puertas siguen abiertas, pero nos gustaría evitar hacia el futuro el juego de trileros que hemos visto ahora, según el cual en una sala se pacta una cosa y en la sala de al lado se está acordando exactamente lo contrario, eso no ayuda demasiado a que haya buen entendimiento", ha apuntado el portavoz de Podemos.
Así, y aunque ha indicado que todas las opciones son "legítimas", ha sostenido que la de Sánchez con Albert Rivera, como el propio líder de Ciudadanos admitió, "le iba a gustar mucho al PP", y podría concitar su "abstención".
"Respetamos ese proyecto, pero no es el nuestro y por tanto creemos que con ese acuerdo se están poniendo en manos de si Mariano Rajoy decide o no abstenerse", ha agregado Errejón, que ha destacado que si Rajoy no se abstiene "volvemos a empezar". "Nuestra mano sigue tendida, lamentamos haber perdido este tiempo, pero sigue habiendo condiciones para un gobierno de coalición y de cambio político. Sánchez debe aceptar que necesita socios y no figurantes", ha resaltado.
De hecho, ha señalado que las negociaciones con el PSOE no era cuestión de "apetencias personales", sino de "un problema de responsabilidad histórica y de compromiso con nuestro país": "Hacía falta y sigue haciendo falta un Gobierno que se ponga a trabajar para enfrentar el desempleo, la corrupción o el fraude fiscal de los que más dinero tienen".
"Hace falta ese Gobierno, ese Gobierno es posible y por nosotros no va a ser, vamos a estar hasta el último día. Cuando a nosotros se nos piden cheques en blanco tenemos que decir que lo que queremos son compromisos y garantías para el cambio político, lamentamos que se pueda perder esta semana y estamos completamente dispuestos a ponernos a trabajar para conformar un Gobierno al servicio de la gente, pero entendemos que el camino de hacer modificaciones cosméticas, que le van a gustar mucho al PP, no es el camino del cambio político y ahí no van a encontrar a los cinco millones de votantes por el cambio", ha concluido.