Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Errejón dice que está "hombro con hombro" con Pablo Iglesias y éste responde que es un "honor" ser su secretario general

Podemos circunscribe las dimisiones en Madrid a "divisiones" sólo a nivel territorial que "no tienen una mayor trascendencia"
El secretario político y número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha tratado este miércoles de zanjar el debate abierto sobre las diferencias en la dirección del partido a raíz de la crisis interna abierta en la Comunidad Madrid asegurando que está "hombro con hombro" con el líder de su partido, Pablo Iglesias, quien por su parte ha manifestado públicamente el "honor" que le supone ser secretario general del partido con el que considera su "compañero", a su lado.
"Malas noticias para los que buscan excusas para la gran coalición de la restauración: con Pablo Iglesias, hombro con hombro", ha afirmado en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter, recogido por Europa Press. "Hay algo que nunca nos perdonarán Errejón: no ser como ellos. Es un honor ser secretario general con vosotros a mi lado, compañero", ha escrito Iglesias en otro mensaje, como respuesta al de su número dos.
El partido morado se ha esforzado hoy en negar cualquier tipo de división en la dirección nacional o de discrepancia sobre la estrategia a seguir en las negociaciones con el PSOE para formar gobierno, achacando el debate abierto sobre sus diferencias a una estrategia para desviar la atención del alejamiento de los socialistas.
De hecho, en el partido consideran sospechoso que sus diferentes sensibilidades internas vuelvan a salir a la luz el mismo día que el PSOE ha decidido no acudir a la reunión convocada por Podemos para reabrir la mesa a cuatro con Compromís e Izquierda Unida-Unidad Popular, que finalmente no se ha celebrado, alejando aún más esta posibilidad.
El propio Errejón ha sugerido esta idea unas horas antes de su mensaje de apoyo a Iglesias, también mediante un mensaje difundido a través de su cuenta de Twitter, ya que este miércoles han sido prácticamente nulas las apariciones públicas de los dirigentes de Podemos, que habitúan a ofrecer al día varias entrevistas radiofónicas y no suelen faltar en los debates televisivos.
"QUIEREN TAPAR LA GRAN COALICIÓN"
"Efectivamente, el acuerdo Sánchez-Rivera, conducido por este último, mira al PP, al que ya incluyen en sus rondas de negociaciones. Y como un reloj, hay quienes quieren encerrar al único polo de cambio a hablar de sí mismo y tapar la Gran Coalición. Esto ya lo hemos vivido", ha denunciado Errejón en dos mensajes, dando a entender que las informaciones sobre las "diferencias" en Podemos son una especie de cortina de humo para tapar la actitud del PSOE.
Asimismo, el partido explica la decena de dimisiones que se ha producido ya en la dirección del partido en la Comunidad de Madrid, de dirigentes cercanos a Errejón, como una cuestión que no trasciende el ámbito territorial, a pesar de que el actual secretario general autonómico, ampliamente cuestionado por los dimisionarios, es Luis Alegre uno de los fundadores de Podemos y estrecho colaborador del líder del partido, Pablo Iglesias, quien encabeza otra de las sensibilidades que existen en la dirección.
Aunque desde el partido morado reconocen que efectivamente existen diferentes sensibilidades, afirman que estas diferencias no implican grietas en la estrategia a seguir en las negociaciones. Así, el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil y dirigente estatal, Rafael Mayoral, ha reconocido este miércoles en declaraciones a los medios que hay "división" en la Comunidad de Madrid, pero que "en principio no tiene una mayor trascendencia".
"En Podemos hay diferencias y debate, pero todos y todas estamos con Pablo Iglesias para devolver este país a su gente", ha afirmado por su parte el portavoz en el Senado y diputado en la Asamblea de Madrid, Ramón Espinar, en un mensaje en Twitter, admitiendo "diferencias", pero negando al mismo tiempo "dudas" sobre la estrategia a seguir.
En esta línea, uno de los dirigentes madrileños que han dimitido, el diputado en la Asamblea de Madrid Pablo Padilla, ha asegurado que es "falso" que la decisión tomada por él y sus compañeros de dejar la dirección autonómica del partido se enmarque en "un supuesto conflicto estatal", y ha afirmado que el movimiento se circunscribe a Madrid.