Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estar en paro en España no cambia la orientación del voto, pero sí aumenta la abstención en elecciones generales

En siete de estas diez citas electorales celebradas en España desde 1979 los parados se han abstenido más que los ocupados
En España, estar en situación de desempleo no hace cambiar la orientación del voto, pero sí produce una "significativa aunque moderada" disminución de la probabilidad de votar en las elecciones generales, según un estudio publicado este martes por la Fundación Alternativas, afín al PSOE.
Cuando falta menos de un mes para la celebración de los comicios al Parlamento Europeo, esta fundación ha publicado las conclusiones del estudio 'El voto de los parados', que examina datos de diez encuestas postelectorales correspondientes a todas las elecciones generales celebradas en España desde 1979 para determinar si la experiencia personal de desempleo tiene impacto sobre la probabilidad de participación y sobre la decisión de a qué partido votar.
Según el informe, estar en paro reduce la probabilidad de participar en las elecciones. De hecho, el documento asegura que en siete de las diez elecciones generales celebradas en España desde 1979 los parados se han abstenido más que los ocupados.
Además, no hay signos de que los parados usen su voto para castigar al partido gobernante o para dar un apoyo preferente al partido al que se considera más sensible y competente para afrontar el problema del paro. Por tanto, las preferencias electorales de los parados son "indistinguibles" de las de los ocupados.
POSIBLES EXPLICACIONES
La Fundación Alternativas plantea varias posibles opciones que explicarían todo esto. Por un lado, puede ser que los desempleados no consideren al gobierno "responsable de su situación" y por eso piensen que no tiene sentido "castigarlo" por ella.
También puede ocurrir que intervengan mecanismos distintos dependiendo del contexto económico, ya que, cuando el nivel de paro es relativamente bajo este tema podría ser "irrelevante electoralmente", pero cuando aumenta por encima de cierto umbral podría ser "politizado no sólo por los parados, sino por muchos electores a quienes no afecta de manera directa".
Finalmente, la explicación podría radicar en que los desempleados se abstengan en mayor medida que los ocupados por su "rebaja en las expectativas" y en las "perspectivas de cambio". En definitiva, el "fatalismo", lo que conduce a los parados al sentimiento de que el sistema político en su conjunto es "insensible" o "incapaz" de dar respuesta a sus problemas más acuciantes.