Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España ha vendido un millón de toneladas de tierra y roca al Peñón desde 2010, en que se disparó la venta

Ya en 2003 experimentaron un fuerte incremento y en los últimos diez años las ventas han ascendido a 1,76 millones de toneladas
Las ventas de España a Gibraltar en materia de tierra y roca se han disparado desde el año 2010, aunque han sido constantes desde hace años. En los últimos tres años y medio, España ha vendido al Peñón cerca de un millón de toneladas de menas y minerales, por un valor de 18,33 millones de euros, según los datos de un informe, al que ha tenido acceso Europa Press, realizado por los Técnicos de Hacienda (GESTHA), quienes también han denunciado la "hipocresía" de que España venda sin IVA a la roca el petróleo que luego usa en las gasolineras flotantes y el tabaco con el que se hace el contrabando.
Según los datos del citado informe, calculados a partir de los datos de comercio exterior, desde el año 1995 España ha vendido arena, grava y roca a Gibraltar por valor de 36,93 millones de euros. Al menos eso son las cantidades declaradas, pero los Técnicos de Hacienda recuerdan que ha podido llegar mucho más a través de la economía sumergida ya que, hasta la fecha, la frontera ha sido muy permeable y no había tantas revisiones y controles como ahora.
La cantidad, calculada en toneladas, asciende a 2,24 millones de toneladas en los últimos 18 años. Sin embargo, el volumen no ha sido siempre el mismo, ya que hasta 2003, la cantidad no pasó nunca de las 100.000 toneladas por año. De hecho, desde 1995 y hastas 2003 fue disminuyendo y mientras que hace 18 años España vendió 88.009 toneladas, en el año 2003 fueron 33.118.
Pero a partir de entonces, la entrada de áridos y rocas desde España a Gibraltar empezó a superar las 100.000 toneladas anuales. Así, en 2004 ascendieron a 107.030 toneladas; en 2005, a 188.017; en 2006, 113.944; en 2007, 209.099; en 2008, a 126.835 y en 1009, a 103.663 toneladas.
Que en términos económicos han supuesto unas exportaciones para España por valor de 580.000 euros en 2004; 1,5 millones de euros en 2005; en 2006, llegaron a 1,83 millones; en 2007, a 2,54 millones; en 2008, a 2,75 millones y en 2009, a 2,38.
EN 2010 SE DISPARA LA ENTRADA DE ARENA Y MINERALES AL PEÑON
Sin embargo, cuando realmente se disparó la entrada de estos productos desde España a Gibraltar fue en el año 2010. El Gobierno del Peñón ha ido ganando terreno al mar poco a poco a lo largo de los años y ahora está construyendo una escollera con el fin de construir un complejo urbanístico de lujo en ella. De momento, han realizado dos espigones, aunque la versión oficial es que son para proteger la zona de los temporales. Pero lo cierto es que en el área oriental del Peñón está proyectado un ambicioso plan inmobiliario con un casino, un hotel flotante y varios edificios.
Este aumento de las ventas ha supuesto que en 2010 pasaran de España al Peñón, un total de 339.213 toneladas de menas y minerales; que en 2011 se exportaran 377.315 toneladas de estos productos; que en 2012 ascendieran a 105.435 y que en los seis primeros meses de este año, España vendiera a la roca 98.911 toneladas. Es decir, casi un millón de toneladas en tres años y medio.
Que traducidos en términos económicos han supuesto 9,06 millones de euros en 2010; 5,55 millones en 2011; 2,02 millones en 2012 y 1,7 millones en lo que va de 2013, lo que suma 18,33 millones de euros.
DENUNCIAS DE ESPAÑA
Sin embargo, no ha sido hasta este año cuando el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha interpuesto dos denuncias ante la Fiscalía de Medio Ambiente, que ha comunicado a la Comisión Europea, por presuntos delitos mediambientales cometidos por las autoridades gibraltareñas.
La primera de ellas, que presentó el 1 de agosto, denunció el lanzamiento de 70 bloques de hormigón en la Bahía de Algeciras, con los que las autoridades gibraltareñas destruyeron un caladero en el que faenaban pescadores españoles.
La segunda se registró el pasado día 28 y denunció los vertidos de piedras y arenas en los espigones que están construyendo las autoridades gibraltareñas porque son "contrarios" a la normativa de la Zona de Especial Conservación (ZEC).