Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Etxerat denuncia "otro ataque directo a los derechos humanos" al "denegar" una ambulancia a la madre de un preso de ETA

El colectivo de familiares de presos de ETA, Etxerat, ha denunciado "otro ataque directo a los derechos humanos" por parte de un sistema penitenciario "con la venganza como centro", al "denegase" una ambulancia a la madre del recluso Igor González Sola, que resultó herida al caer mientras lo visitaba.
Etxerat se concentrará el jueves 7 de agosto en la Plaza Circular de Bilbao a las seis y media de la tarde para denunciar los hechos y mostrar la solidaridad con la familia. Posteriormente, la madre del preso de ETA acudirá al Juzgado para interponer una denuncia.
En la rueda de prensa en la que han denunciado los hechos, han estado presentes la madre y la hermana del preso y dos representantes de Etxerat. La hermana ha relatado los hechos y ha indicado que el pasado sábado, 26 de julio, la madre del preso, de 76 años, viajó a la cárcel de Badajoz para visitarle, acompañada de su nieto e hijo del recluso.
Según ha dicho, durante el 'vis a vis', la madre de ambos resbaló y "se pegó un golpe muy fuerte en la cabeza", y comenzó a "sangrar muchísimo", por lo que Igor tocó el timbre de emergencia, pero "no funcionó", aunque "el parte de la cárcel dice que sí funcionaba", algo que, según la hermana del recluso, es "totalmente falso".
La hermana ha afirmado también que, desde que su madre se golpeó la cabeza hasta que llegó el médico, "pasaron 25 minutos", a pesar de que el preso había solicitado antes la ambulancia". Una vez fuera de la cárcel, unos familiares de otros recluso la llevaron a un centro hospitalario, "donde le fueron colocadas 13 grapas".
Asimismo, ha señalado que, tras ser atendida en el hospital, la mujer "tuvo que hacer otros 900 kilómetros de vuelta a su casa". "Ya es hora de que los familiares salgamos de las carreteras", ha concluido.