Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los grandes grupos de Eurocámara piden que próximo presidente de la Comisión sea Juncker, Schulz o Verhofstadt

Los tres principales grupos políticos de la Eurocámara -populares, socialistas y liberales- han pedido este jueves que el próximo presidente de la Comisión sea el candidato de la formación más votada (el luxemburgués Jean-Claude Juncker, el alemán Martin Schulz o el belga Guy Verhofstadt, respectivamente) y no un aspirante tapado elegido en el último minuto por los líderes europeos.
"El próximo presidente electo de la Comisión será el resultado de un proceso transparente, no el producto de acuerdos secretos", señala una declaración conjunta suscrita por los tres partidos.
"Nuestras familias políticas se presentarán a las elecciones europeas cada una con su propio candidato para presidente de la próxima Comisión Europea. El próximo presidente debe ser elegido entre ellos. Así se respetarán las expectativas de los ciudadanos y se hará que la UE sea más democrática y cercana", reclaman los tres grupos.
Conservadores, socialistas y liberales se comprometen a entablar un proceso de diálogo y consultas lo antes posible tras las elecciones del 25 de mayo con el objetivo de determinar el candidato a ser presidente de la Comisión. El aspirante del grupo que logre más escaños será el primero en intentar formar la mayoría requerida. Sobre esta base, la Eurocámara presentará conjuntamente una propuesta a los líderes europeos.
Según el Tratado de Lisboa, son los jefes de Estado y de Gobierno de la UE los que deben elegir al candidato a presidir la Comisión "teniendo en cuenta" el resultado de las elecciones europeas. El designado debe ser después ratificado por la Eurocámara. La canciller alemana, Angela Merkel, ya ha dicho que los líderes no tienen la obligación de aceptar el candidato que pida el Parlamento.