Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teresa Rodríguez admite que les daría vértigo Podemos sin Pablo Iglesias

Teresa Rodríguez y Pablo IglesiasGTres

La eurodiputada de Podemos Teresa Rodríguez, que ha defendido junto a Pablo Echenique y Lola Sánchez un modelo de organización para el partido distinto al del equipo fundador, ha admitido que les daría vértigo seguir adelante sin Pablo Iglesias, porque considera que "gran parte del éxito" de la formación se debe a sus "capacidades".

En declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, Rodríguez ha subrayado que a quienes defienden que la formación tenga tres portavoces en lugar de un solo secretario general les parece que Iglesias sería "el mejor portavoz". Iglesias ha afirmado que dejará de liderar la formación si su propuesta organizativa no recibe el apoyo mayoritario de los afiliados.
Por su parte, Rodríguez ha dejado claro que si el modelo que ella defiende no sale adelante ella no se retirará y seguirá queriendo estar en los órganos colectivos de dirección --aunque ha dejado claro que nunca ha pretendido ser una de los tres portavoces que propugna su modelo--.
"En democracia uno acepta las decisiones mayoritarias y las aplica como si fueran propias", ha dicho. No obstante, también ha dejado claro que eso no implica renunciar a defender sus propuestas en futuros congresos del partido.
En cuanto a la resolución aprobada por Podemos a favor de reestructurar la deuda, ha subrayado que no cambia el fondo de la propuesta con la que se presentaron a las elecciones europeas, que parte de la deuda es "ilegítima e impugnable" y tiene que ver con decisiones de endeudamiento que tomaron sin consultar a los ciudadanos.
Según ha dicho, la deuda "no es que no haya que pagarla" sino que hay que hacer una "profunda auditoría" del origen de la deuda pública para ver si es legítimo que la paguen los ciudadanos, porque consideran que una parte tendría que pagarla "el sistema bancario, que ha hecho que la deuda privada se convirtiera en pública".