Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El delegado en Euskadi, sobre el secuestrador de Ortega: El Estado respeta derechos hasta al "más miserable"

Insta a las víctimas a que tengan "confianza" en el Estado de derecho y recuerda que la "última palabra" la tiene el juez
El delegado de Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha recordado que el juez tiene "la última palabra" sobre la concesión de la libertad condicional al preso de ETA Josu Uribetxebarria, enfermo de cáncer, y ha instado a las víctimas a tener "confianza en el Estado de derecho", que "respeta los derechos hasta a la persona más miserable". Asimismo, ha asegurado que ETA está "en fase terminal" y "no está en condiciones de chantajear a nadie".
En una entrevista concedida a esRadio, recogida por Europa Press, ha precisado que, si bien Instituciones Penitencias tiene que elevar un informe sobre este asunto, es el juez de vigilancia penitenciaria el que tiene "la última palabra" sobre la concesión o no de la libertad condicional al recluso.
Urquijo ha resaltado que España "es un estado democrático y de derecho" y, por tanto, "la obligación del Gobierno es velar por el cumplimiento de la ley", aunque "todos los españoles coincidimos en que este individuo es un indeseable que, el día que la Guardia Civil liberó a Ortega Lara el 1 de julio del año 97, no tenía ningún inconveniente en haberle dejado morir, sólo que gracias a la insistencia de la Guardia Civil (...) pudieron abrir el zulo y, al final, se derrumbó y confesó que estaba allí Ortega Lara".
En esta línea, ha manifestado que, personalmente, preferiría que Uribetxebarria "no estuviera enfermo y que cumpliera íntegramente su pena", pero los informes médicos apuntan que tiene "un cáncer en fase terminal y, por lo tanto, la última palabra la tiene el juez de vigilancia penitenciaria de acuerdo a la ley".
El delegado del Gobierno ha insistido en que "hay que ser escrupulosos en el respeto a la división de poderes", y ha añadido que si la Fiscalía no está de acuerdo con la decisión judicial, puede recurrirla ante la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. En cualquier caso, ha opinado que "lo más prudente es esperar a ver exactamente qué es lo que determina el juez".
Preguntado por las peticiones de las víctimas para que no se excarcele al preso de ETA, ha pedido que tengan "confianza en el estado de derecho" y ha indicado que, en un estado de derecho, "hasta la persona más miserable, más indeseable", también "se le respetan sus derechos". "Es bueno estar en un estado en el que se garantiza el cumplimiento de la ley", ha insistido Carlos Urquijo, que ha abogado por esperar "con tranquilidad" y respetar las decisiones de los tribunales de justicia "cuando nos gustan y cuando no nos gustan".
Por otro lado, ha indicado que el entorno abertzale ha hecho de este caso una cuestión política porque "quieren presionar al Estado de derecho, tanto el Gobierno como al juez". No obstante, ha precisado que tanto el Ministerio de Interior como el poder judicial van a adoptar sus decisiones "sin dejarse influenciar absolutamente por ninguna presión ni chantaje".
"Me da igual --ha agregado-- que sea la presión popular en la calle o el chantaje que están realizando supuestamente algunos presos en las cárceles españolas". En relación a estos últimos, ha manifestado que, "de los casi 300 reclusos que han presentado instancia para comunicar que están huelga de hambre, ninguno ha requerido ni de lejos asistencia sanitaria".
ETA, EN FASE TERMINAL
El delegado del Gobierno ha opinado que "ETA está, como al parecer Bolinaga, en fase terminal" y, por tanto, "no está en condiciones de chantajear a absolutamente nadie" porque "hasta sus propios presos están realizando una huelga de hambre, que es una tomadura de pelo".
Según ha indicado, "ETA no está en situación de envalentonarse ni exigir nada", sino que "lo que tiene que hacer es disolverse, entregar las armas" porque, en caso contrario, será el propio estado de derecho el que se encargue de que "uno a uno vayan cayendo los pocos activistas que le quedan a la banda".
En su opinión, "de ETA ya no hay que temer absolutamente nada desde el punto de vista político, desde el punto de vista operativo porque para eso están trabajando las fuerzas de seguridad, para que no haya que temer nada".