Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evo Morales celebra que el presidente de Perú "corrija" sus errores

Sectores políticos y gubernamentales de Perú han acusado a Morales de incitar los disturbios, una denuncia que ha negado el Gobierno de La Paz, quien defiende el contenido de la misiva. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente boliviano, Evo Morales, celebró hoy que su homólogo peruano, Alan García, "corrija" sus errores, en alusión a la derogatoria de los decretos que originaron los violentos enfrentamientos en una región amazónica de Perú.
"Escuché que algunos errores de algunos presidentes vecinos como el del Perú están siendo corregidos. Saludamos", sostuvo Morales durante el acto de inauguración del nuevo edificio de la Escuela Militar de Ingeniería (EMI) en Santa Cruz (este).
En su discurso, el mandatario negó que él sea una "pesadilla" para otros presidentes o gobiernos de Latinoamérica y del resto del mundo.
Sin embargo, admitió que hace críticas dirigidas a determinadas políticas económicas y de desarrollo que están provocando el cambio climático y que "destrozan el medio ambiente, el planeta tierra y, por tanto, a la humanidad".
"Aquí no se trata de ser enemigo de nadie. Son políticas económicas enemigas de la humanidad y esas políticas sí hay que corregirlas", dijo.
Además, Morales defendió el derecho "a decir la verdad sobre esos problemas que vienen de políticas económicas, de políticas de desarrollo".
"Eso no puede ser privado, tenemos la obligación de crear conciencia para salvar al planeta tierra y a la humanidad", afirmó.
El conflicto de la Amazonía peruana se ha convertido en un nuevo foco de polémica entre este país y Bolivia, cuyas relaciones viven en tensión permanente.
El Gobierno de Lima llamó el pasado lunes a consultas de forma indefinida a su embajador en La Paz, Fernando Rojas, en señal de protesta después de que Morales calificara de "genocidio" los disturbios de la región peruana de Bagua que se saldaron con 34 muertos, 24 de ellos policías.
Otro foco de enfrentamiento en esta crisis bilateral fue la carta que el presidente de Bolivia dirigió a los participantes de una cumbre indígena en la región peruana de Puno, celebrada pocos días antes del conflicto de Bagua, donde hacía un llamamiento a la "segunda y definitiva independencia" de los pueblos originarios.
Sectores políticos y gubernamentales de Perú han acusado a Morales de incitar los disturbios, una denuncia que ha negado el Gobierno de La Paz, quien defiende el contenido de la misiva.