Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ex consejeros madrileños niegan la tesis del PP de que se vigilara a personas desde 1988

Tres ex consejeros de la Comunidad de Madrid con competencias de seguridad -el socialista Virgilio Cano y los 'populares' Carlos Mayor Oreja y Pedro Calvo- han negado hoy que el personal a su cargo hiciera "contravigilancia" ni "seguimiento a personas", como sostiene el PP.
Los tres ex consejeros han comparecido en la Comisión de Investigación de la Asamblea sobre la supuesta trama de espionaje político y todos han coincidido en que las competencias de seguridad de la Comunidad de Madrid han sido siempre "las mismas" -la vigilancia de edificios y la coordinación de policías locales- y en que durante sus mandatos no se hizo "contravigilancia".
El ex consejero del PP Pedro Calvo ha elevado el tono de la comisión al calificar de "ridículo" y "absurdo" que se le hubiera hecho comparecer a él y al resto de ex consejeros en esta comisión.
"No sé lo que intentan investigar ustedes, pero me parece un poco ridículo que intenten investigar al gobierno de Gallardón. Es un despropósito que nos hagan comparecer a mi y al señor Mayor Oreja. Es como si en una comisión sobre lo que hizo el director general de la Guardia Civil Luis Roldán se llamara a comparecer desde el Duque de Ahumada a todos los directores generales, hasta llegar al señor Roldán", ha criticado Pedro Calvo, en alusión al PP y el PSOE.
El portavoz del PP en la comisión, David Pérez, le ha replicado en los pasillos de la Asamblea que "el Duque de Ahumada pudo crear la Guardia Civil, pero Virgilio Cano creó este cuerpo y durante el gobierno de Alberto Ruíz-Gallardón se potenció".
En su comparecencia, Calvo ha asegurado que con el gobierno de Ruiz-Gallardón los técnicos de seguridad "nunca hicieron contravigilancia ni (vigilancia) avanzada, entre otras cosas porque no son legalmente competentes para hacerlas".
El actual delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid ha negado que en su época de consejero "reestructurara" el servicio de seguridad y ha insistido en que la estructura "seguía siendo la misma" que con el gobierno de Leguina.
El que fuera técnico de seguridad con Calvo, el militar Juan Carlos Durán, actual director de la Oficina de Seguridad Corporativa del Ayuntamiento de Madrid, ha aportado que en su época (de mayo de 2002 a noviembre de 2003), él no tenía "ningún asesor".
Por su parte, el socialista Virgilio Cano, con el que ha arrancado la comisión a petición del PP, ha aseverado que en el gobierno de Joaquín Leguina (1983-1995) "no se hacía contravigilancia, ni seguimiento de personas, ni ningún tipo de espionaje".
También el ex consejero del PP Carlos Mayor Oreja ha subrayado que, en los diez meses en los que él dirigió las competencias de seguridad (de julio de 1999 a mayo de 2000), el cuerpo de vigilantes "exclusivamente vigilaba edificios", y ha destacado que en esa época el cuerpo de seguridad regional era "pequeño" y que "no se incrementó la plantilla".
El portavoz del PP, David Pérez, ha cuestionado el testimonio de los ex consejeros con documentos que reflejan que el personal del área de seguridad de la Comunidad de Madrid está autorizado a realizar tareas de "vigilancia de personas" desde 1988.
Pérez también ha hecho público un acuerdo del Consejo de Gobierno de 1987 que "autoriza a los funcionarios públicos que ocupen los puestos de vigilancia y protección de edificios e instalaciones de la Comunidad de Madrid a llevar armas para el ejercicio de sus funciones".
Asimismo ha repartido copias del borrador de proyecto de seguridad que firmó Pedro Calvo como ex consejero, y que Calvo en su comparecencia ha explicado que no le "dio tiempo" a desarrollar.
Tanto la portavoz de IU, Inés Sabanés, como la del PSOE, Maru Menéndez, han sacado la conclusión de que las comparecencias de hoy "desmienten" al actual consejero de Interior, Francisco Granados, cuando afirma que el gobierno de Ruiz-Gallardón "impulsó y potenció extraordinariamente" la unidad de seguridad regional.