Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exconsejera asturiana cesó a Renedo al no gustarle su forma de trabajar, pero no sospechó irregularidades

Consideraba a la funcionaria poco rigurosa y poco eficiente
La ex consejera de Cultura del Principado desde junio de 2007 a noviembre de 2008, Encarnación Rodríguez Cañas, ha declarado este miércoles como testigo en el juicio del Caso Marea y ha manifestado que "cesó a Marta Renedo porque la consideraba poco rigurosa y poco eficiente", pero en ningún momento tuvo sospecha alguna de que estuviese cometiendo irregularidades.
Rodríguez Cañas, que ha declarado por videoconferencia, ha explicado que conocía a Renedo porque había trabajado con ella durante los cuatro años que ella era gerente de la OSPA. "Cuando la llamaba nunca estaba y cuando le pedíamos aclarar algo no os lo aclaraba. No me gustaba como trabajaba y no me parecía la persona adecuada para su puesto y no quería que siguiese conmigo", ha dicho la ex consejera que ha indicado que por eso dictó su cese el 3 de agosto, poco después de tomar posesión como consejera.
La ex consejera ha abierto las declaraciones de este miércoles, una jornada en la que también comparecerán como testigos el ex director general, Carlos Madera y la también ex consejera, Ana Rosa Migoya, entre otros.
((Seguirá ampliación))