Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FACUA pide al fabricante del videojuego que permite jugar como un miembro de ETA que elimine la simbología etarra

Considera "grotesco" convertir en un juego tanto los actos terroristas como la lucha contra el terrorismo de ETA o de cualquier otra banda
FACUA-Consumidores en Acción pide al fabricante de 'Counter-Strike: Global Offensive', el estadounidense Valve, que elimine la simbología etarra de su videojuego por sensibilidad y respeto a la memoria de las víctimas y sus familiares, ya que considera "grotesco" convertir en un juego "tanto los actos terroristas como la lucha contra el terrorismo de ETA o de cualquier otra banda".
La nueva entrega de esta franquicia, que saldrá al mercado el próximo 21 de agosto, permite emular a terroristas, denominados Separatists (separatistas), que aparecen ataviados con capuchas blancas y txapelas como las que usa ETA en sus comunicados.
De este modo, FACUA pide a la empresa "que asuma el código de conducta de la industria del videojuego en Europa, PEGI, y no muestre imágenes que puedan atentar contra la dignidad de determinados sectores, como en este caso las víctimas del terrorismo etarra".
"La banalización del sufrimiento y la violencia que hace este tipo de videojuegos contradice lo que predica la propia industria a través de su código de conducta, que establece expresamente que no atentará contra la dignidad humana", denuncia FACUA en un comunicado recogido por Europa Press.
"ENORME FALTA DE SENSIBILIDAD"
Según la organización de consumidores, este es un ejemplo más de los "no pocos juegos que se encuentran en el mercado, donde se invita al jugador a emular terroristas, nazis o abusadores sexuales", si bien precisan que no tienen duda de que Valve no pretende "ni glorificar el terrorismo ni hacer apología del mismo".
No obstante, consideran que la empresa estadounidense "no ha tenido en cuenta que puede herir la sensibilidad del entorno de las víctimas de ETA o cualquier otra banda asesina que aparezca representada en sus juegos", por lo que reclaman que tengan respeto "a la memoria de las 864 víctimas mortales de la banda asesina ETA y a sus familiares y allegados".
En este sentido, insisten en que "banalizar un problema que sigue latente en España e invitar a la diversión en torno al terrorismo mediante un videojuego delata una enorme falta de sensibilidad por parte de sus creadores".
Por todo ello, desde FACUA espera que Valve recapacite sobre la "gravedad" del contenido de su videojuego e introduzca las modificaciones necesarias "para que cuando salga al mercado haya quedado eliminada cualquier elemento que pueda asociarse a ETA, por respeto a las víctimas y su entorno".