Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué pasaría si todos los candidatos declinasen la investidura?

Su padre el rey Juan Carlos lo tuvo en estos casos, más fácil, ya que siempre hubo un candidato más o menos claro. Pero ahora, por primera vez en la historia de la democracia, la figura del monarca cobra relevancia en este trance. En las primeras elecciones que le tocan, Felipe VI afronta un papel comprometido. Su intervención es más delicada, aún, tras el rechazo de Rajoy a la investidura. Según los expertos en Derecho Constitucional, las reglas de la lealtad a la democracia indican que el candidato propuesto debe aceptar. Sin embargo, esta obligación no la recoge la Constitución. Otro 'agujero negro' es la regulación de los plazos. La ley sólo los especifica, 2 meses, y si no, nuevas elecciones a partir del primer intento de investidura. Pero ¿qué pasa si todos la declinan? Que el rey podría obligar al presidente en funciones a presentar su investidura para que empezase a contar el plazo. Y aquí el rey, para poner en marcha el reloj, tiene un papel activo. Con un parlamento fragmentado, una reforma legal para regular este escenario inédito se antoja complicado.