Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz dice que desarrollar la resolución independentista será entrar "en el terreno de lo delictivo"

El ministro del interior en funciones y diputado electo del PP por Barcelona, Jorge Fernández Díaz, ha avisado este jueves de que si las instituciones catalanas empiezan a desarrollar la declaración de ruptura aprobada el 9 de noviembre y anulada por el Tribunal Constitucional "sería incurrir en el terreno de lo delictivo, de lo penal".
En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, Fernández Díaz ha dicho que confía en que esa situación no se produzca, pero ha recordado que el nuevo Gobierno catalán "es rehén de una organización que se define como antisistema", la CUP, que se rige por el principio de que "cuanto peor, mejor para sus fines".
Fernández Díaz ha recalcado que la CUP ya está remarcando que vigilará que se cumplen los compromisos de Junts pel Sí, tanto el de que el presidente se someta a una moción de confianza en 18 meses como el que se desarrolle la "desconexión".
"Es una desconexión, no de España, sino del sentido común y de la civilización, porque si te desconectas de la ley te desconectas de la democracia", ha avisado.
El ministro en funciones ha subrayado que una mayoría legitima "para cambiar las leyes, pero no para saltárselas", y ha avisado a quienes son dirigentes políticos de que difícilmente podrán pedir a los ciudadanos que cumplan la ley si ellos mismos se la saltan.
A su juicio, la política catalana está "instalada en la 'rauxa'" y "por desgracia para Cataluña y para el conjunto de España los periodos de 'rauxa' en Cataluña han precedido siempre a periodos de decadencia".
PROMESA DE PUIGDEMONT
Fernández Díaz ha insistido en que serán los servicios jurídicos del Estado los que opinen sobre si es impugnable la fórmula con la que prometió el cargo el nuevo presidente de la Generlitat, Carles Puigdemont --sin aludir al Rey ni a la Constitución--.
No obstante, ha dejado claro que, políticamente, considera que en un Estado de Derecho "lo normal es cumplir lo que determinan las normas", y recordando incluso lo que hizo Artur Mas en su toma de posesión de 2012.
En esa ocasión, la entonces presidenta del Parlament, Nuria de Gispert, leyó una fórmula que incluía cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat de Cataluña, con fidelidad al Rey, a la Constitución, al Estatuto de Autonomía y las instituciones nacionales de Cataluña". La respuesta de Mas fue: "Sí, lo prometo, y plena fidelidad al pueblo de Cataluña".