Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fijan para junio el juicio contra el exedil marbellí Javier Lendínez por el caso 'Malaya'

La Audiencia de Málaga tiene previsto juzgar el próximo mes de junio al exedil del Grupo Independiente Liberal (GIL) en la localidad malagueña de Marbella Francisco Javier Lendínez por el caso 'Malaya', contra la corrupción en dicho municipio, después de que éste estuviera fugado desde diciembre de 2008 y hasta el pasado mes de octubre y no pudiera ser enjuiciado junto al resto de acusados en esta causa.
Según han informado fuentes judiciales, inicialmente se ha previsto que la vista oral contra Lendínez tenga lugar del 9 al 11 de junio de este año y en principio el juicio sería celebrado por los mismos magistrados que formaron el Tribunal que juzgó a los 95 procesados en esta macrocausa contra la corrupción. La Fiscalía Anticorrupción solicita para el exconcejal una pena de 10 años de prisión y 18 de inhabilitación.
Lendínez fue localizado un día antes de que se conociera la sentencia por el caso 'Malaya' y no fue juzgado por esta causa, ya que estaba en ese momento en paradero desconocido. Además, está imputado en varios procedimientos relacionados con supuestas irregularidades urbanísticas en Marbella y en otros casos como 'Goldfinger', en el que el fiscal solicita una pena de dos años de prisión.
En 'Malaya', el fiscal relata en su escrito de conclusiones iniciales, al que ha tenido acceso Europa Press, el momento político vivido en Marbella en 2003, cuando Julián Muñoz fue elegido alcalde tras ganar las elecciones municipales y, posteriormente, fue destituido por una moción de censura, "diseñada" por el entonces asesor y presunto cerebro de la trama, Juan Antonio Roca, al querer Muñoz "poner coto al poder que hasta entonces éste venía detentando".
También alude a que aunque Roca, condenado a 11 años por esta causa, no era cargo electo, "ostentaba una posición de dominio sobre la corporación municipal" que dirigió Marbella tras la moción de censura, incidiendo en que "toda actuación urbanística tenía que contar con su visto bueno" y en que "se lucró" negociando con empresarios para que le pagaran, al tiempo que "sobornaba" a los entonces ediles para aprobar resoluciones.
Respecto a Lendínez, la acusación pública considera que estaba "entre las autoridades y funcionarios que han venido recibiendo dinero de la caja única de Roca" y al que se le identificaba con las iniciales LB en los archivos informáticos localizados en la empresa Maras Asesores. Así, se le atribuye la suma de 12.000 euros en sobres a su nombre, aunque añade que "también participó en el cobro del dinero que se reparte en sobres innominados".
"Mediante tales pagos, el señor Juan Antonio Roca consiguió, igualmente, atraerse la voluntad de otros concejales, que como el señor Lendínez, en un primer momento no apoyaron la moción de censura", indica el fiscal en su escrito, quien insiste en que el sentido de los pagos a este exedil era "mantener el statu quo urbanístico, esto es, permitir que las cosas se quedasen como estaban".
Asimismo, en el documento se añade que en la política urbanística existente, que dio origen "a un sinfín de licencias contrarias al planeamiento municipal", este acusado "había participado de lleno como concejal y miembro de la comisión de Gobierno desde 1999"; de hecho, en la calificación se enumeran las más de 40 diligencias judiciales abiertas en los juzgados de Marbella y en las que está inmerso.
También se explica el desarrollo de la operación denominada 'Vente vacío' y su supuesta intervención, en concreto, participando en la aprobación en una comisión de Gobierno de un convenio de permuta de terrenos y aprovechamientos urbanísticos, que, según el ministerio público, suponía "un desequilibrio económico" para el Ayuntamiento y unos perjuicios, según las tasaciones realizadas, de 1,3 millones de euros.
Así, a Lendínez se le acusa de un delito de cohecho pasivo de carácter continuado para fin delictivo y acto injusto, por el que el fiscal solicita cuatro años y un día de prisión, inhabilitación para cargo o empleo público por 10 años y multa de 30.000 euros. También se le acusa por los delitos de prevaricación administrativa y malversación, por los que pide ocho años de inhabilitación y seis de prisión, respectivamente.
Alternativamente, para el caso de que el Tribunal no estime oportuno la condena por un delito de malversación, se propone la acusación por apropiación indebida respecto a los hechos de la permuta de los aprovechamientos en la operación 'Vente vacío', por el que el ministerio fiscal se solicita que se le imponga a Lendínez una pena de cinco años de cárcel e inhabilitación especial durante seis años.