Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía pide 46 años de cárcel para Fenoll, 12 para Medina y ocho para Lorente por fraude en las basuras de Orihuela

Fiscalía Anticorrupción ha elaborado su escrito de calificación provisional en la causa en la que se han investigado supuestas irregularidades en la tramitación y adjudicación del servicio de recogida y tratamiento de residuos sólidos urbanos en diferentes concursos del Ayuntamiento de Orihuela (Alicante), en la que pide hasta 46 años de prisión para el que fue empresario adjudicatario del servicio, Ángel Fenoll; 12 para el exalcalde 'popular' José Manuel Medina y ocho para la ex primera edil Mónica Lorente, también del PP durante su mandato.
Esta es una de las causas derivadas del 'caso Brugal', cuya instrucción se cerró en octubre de 2014 tras siete años de investigación judicial. La Fiscalía Anticorrupción acusa, en un escrito de 148 páginas, a 34 personas, entre ellas, exediles del consistorio oriolano, administradores de empresas y personas del entorno de Fenoll. El fiscal considera que Lorente cometió fraude y prevaricación --por este último delito pide inhabilitación para todos ellos-- y Medina además cohecho.
En conjunto considera que los distintos acusados cometieron --con diferente grado de autoría y por distintas personas-- fraude, prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, extorsión, coacciones, asociación ilícita, delito electoral, uso de información privilegiada, revelación de secretos y negociaciones prohibidas a las autoridades y funcionarios.
Las penas solicitadas oscilan entre los nueve meses por fraude y los 46 años que reclama para Ángel Fenoll, que fue quien aportó a Fiscalía una serie de conversaciones en las que se abordaba el cooncurso público para conseguir el contrato de adjudicación de basuras, por 8,5 millones de euros, que fue lo que permitió abrir la investigación. El fiscal también pide cárcel para Lorente (cuatro años) y el empresario (17) en otra de las derivadas de Brugal, en ese caso, relativas al presunto amaño de la adjudicación del servicio de recogida de basuras en el Plan Zonal de la comarca de la Vega Baja.
BENEFICIO PARA LAS EMPRESAS
El fiscal señala que la empresa de Fenoll Colsur, a través de actuaciones "mendaces" y sin que conste la existencia de contrato que lo justificase, ingresó entre 2005 y 2008 más de 18,3 millones de euros --con un beneficio y gastos generales de 3,4 millones-- y 2,8 millones Proambiente --con 536.823 euros de beneficio y gastos--. A la UTE adjudicataria del servicios, participada mayoritamiente por Fenoll tras los supuestos amaños, se le pagaron por tres años 26,5 millones de euros. La adjudicataria real que perdió el concurso (Urbaser) reclama en vía jurisdiccional una indemnización de 7,4 millones de euros.
En la calificación el fiscal señala que la empresa Colsur resultó adjudicataria de forma directa y sin licitación pública el contrato de recogida de basuras de Orihuela en 1992 y desde entones, y a partir de 1995 con el consentimiento del acusado y entonces alcalde José Manuel Medina, siguió prestando los servicios a pesar de que debía estar rescindido en 1994.
En el año 2000, la Comisión Municipal de Gobierno aprobó el pliego de condiciones del expediente de contratación de la adjudicación del servicio de recogida de basuras, aunque Fenoll consiguió que permaneciera paralizado para poder ser declarado desierto, lo que se acordó en 2005. Según el fiscal, a finales de 2000, Medina recibió siete millones de pesetas a través de un concejal que hizo de intermediario.
En ese 2005 se aprobaron los pliegos de un nuevo concurso, periodo en el que se produjo un distanciamiento entre Fenoll y Medina, por lo que el empresario empezó a actuar para favorecer los intereses de Mónica Lorente, que entonces era concejal pero aspiraba a obtener la Alcaldía. Desde septiembre de ese año y hasta marzo de 2006 se produjeron las reuniones entre Fenoll y el edil Jesús Ferrández, que fueron grabadas y en las que se hablaba del concurso y los beneficios para Fenoll.
En la Mesa de Contratacion de marzo de 2006, con discrepancia entre sus miembros, se dictaminó que la oferta mejor valorada era la de Urbaser, seguida de SUFI y en tercer lugar Colsur-Proambiente. En esats fechas, según el fiscal, entró en escena Lorente, quien puso de manifiesto su interés en ralentizar la adjudicación para que de nuevo el concurso fuera declarado desierto.
Gracias a una persona de confianza de Fenoll, Javier Bru, hubo una reunión en la que se acordó presionar a Medina para que se retrasara la adjudicación del contrato o se adjudicara en beneficio del empresario, bajo la amenaza de que éste difundiría las grabaciones, alguna de las cuales ya había hecho pública.
INFORMES DE LA UNIVERSIDAD
De esta forma, se acordó en Junta de Portavoces que la Universidad Politécnica de Valencia elaborara un convenio para un nuevo informe de valoración de las plicas. En este caso, también se prorrogaron los plazos de entrega hasta llegar a abril de 2007. En esa fecha, Fenoll, junto con otras personas, desarrolló un plan para captar las voluntades de personas con capacidad de decisión política y grabó conversaciones que podían perjudicar sus imágenes públicas.
Fenoll intervino también en actos de campaña electoral de las municipales de mayo de 2007 con aportaciones dinerarias. También dirigió las acciones para captar votos para el PP de Orihuela, para lo que contó con la ayuda de una serie de personas, entre ellos ediles. Tras los comicios, el PP logró mayoría absoluta en la localidad. A los pocos días, Medina cesó de sus funciones, siendo sustituido por Lorente.
En esas fechas, Colsur --con el reparo del interventor-- recibió la aprobación de varias facturas por importe cercano a los dos millones de euros. En septiembre de ese año, el representante de la UPV ratificó que la oferta mejor valorada sería la de Urbaser, aunque el pleno de noviembre volvió a decidir, con los votos del PP, declarar desierto el concurso y firmar un nuevo convenio con la UPV para el asesoramiento con vistas a un nuevo pliego de condiciones.
PLIEGO "A CONVENCIENCIA"
Desde septiembre de 2007 y hasta marzo de 2008, Fenoll desplegó una actividad dirigida a asegurarse la "ilítica adjudicación" del nuevo contrato, con la misma táctica de usar la influencia que ejercía sobre las autoridades municipales y llegó a redactar "a su conveniencia" el pliego y a adquirir y usar empresas interpuestas dirigidas por testaferros para presentarlas al nuevo concurso como UTE.
Así, concurría con Colsur y con una UTE con SUFI, a través de empresas creadas ex profeso y en las que no aparecería nadie de su entorno. Paralelamente, mantuvo contactos con personal de su entorno para influir en la elaboración del pliego de condiciones y tener conocimiento de él por anticipado. En esta tarea se constituyeron como "auténticos colaboradores" los ediles Manuel Abadía, Ginés Sánchez y Antonio Rodríguez Murcia y como intermediario participó el hermano de la alcaldesa, Jorge Lorente.
En septiembre de 2008 la UPV presentó la valoración de la UTE con SUFI como mejor empresa, que al final resultó ser la adjudicataria dada la información privilegiada obtenida por Fenoll, seguida de Colsur. La unión de empresas llevó a cabo la limpieza en Orihuela hasta abril de 2012, fecha en la que un nuevo gobierno municipal resolvió el contrato por incumplimientos.