Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía ve "intrascendente" la reunión clandestina desvelada por Castro para la causa contra Manos Limpias

Destaca que el encuentro no tuvo lugar y que Castro no denunció ninguna "irregularidad o perturbación a su imparcialidad"
La Fiscalía ha pedido devolver al titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, el escrito en el que este desvelaba la propuesta de mantener una reunión "clandestina" que le ofreció uno de los abogados de la Infanta Cristina, Miquel Roca, por su "inutilidad e intrascendencia procesal" para la causa en la que investiga a los responsables de Manos Limpias y Ausbanc por delitos de extorsión.
El fiscal Daniel Campos explica que "más allá" de la "simple" petición del encuentro, "no existe ninguna otra realidad fáctica, sino meras especulaciones acerca de las proposiciones que hubieran podido realizarse de haber tenido lugar la reunión o de las cuestiones que en su caso se habrían tratado".
El representante del Ministerio Público recalca que el instructor solo debe escuchar a los testigos cuyas declaraciones resulten útiles al objeto del procedimiento y recuerda que Castro señaló que fue otro de los letrados de la exduquesa, Jaime Riutord, quien acudió a su despacho durante los primeros días de diciembre de 2013 para trasladarle el "encargo" de Roca para reunirse en una finca en la "más completa intimidad".
Dicho esto, pone de relieve que la reunión nunca se llegó a celebrar y, en consecuencia, es "imposible" conocer "no ya su contenido, sino incluso si sería en Barcelona o Mallorca, si hubiera sido en una finca rústica o urbana, o la supuesta intimidad que hubiera rodeado a la reunión".
Expone también que el propio Castro, quien durante más de cinco años instruyó el 'caso Nóos', no consideró oportuno consignar esta propuesta en el procedimiento que abrió contra Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres.
"Tampoco debió apreciar que tras dicha petición pudieran esconderse algún tipo de proposición ilícita, actuación irregular o comportamiento que comprometiera su imparcialidad, cuando no dio curso a ningún tipo de actuación para que se investigara un supuesto delito, se corrigiera algún tipo de irregularidad o cesara una eventual perturbación de la imparcialidad", advierte.
A su juicio, la suposición de que en dicha reunión podría haberse llevado a cabo algún "ofrecimiento similar" relacionado con la investigación que sigue el juez Santiago Pedraz contra Ausbanc y Manos Limpias, es una "hipótesis fácilmente descartable".
En este sentido, apunta que no sería "lógico" proponer al juez una "supuesta conducta delictiva" y pone de relieve que Roca compareció ante la Policía para informar de los contactos indirectos que se habían producido por parte de los investigados. Pedraz investiga la reclamación de un pago de tres millones de euros para que Manos Limpias retirara la acusación contra la Infanta.
INVESTIGACIÓN CONTRA AUSBANC
Pedraz investiga a Pineda por delitos de fraude en las subvenciones, estafa, administración desleal, extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal; mientras que atribuye estos tres últimos a Miguel Bernad.
El juez sospecha que Pineda aprovechó la "cobertura" de la defensa de los consumidores para "coaccionar" a entidades bancarias, alcanzar "acuerdos económicos enmascarados" en contratos publicitarios y conseguir un beneficio "personal" utilizando en su provecho a Manos Limpias.
El dinero recaudado por Ausbanc procedía de "convenios publicitarios" así como de las subvenciones que recibía por su condición de asociación sin ánimo de lucro, señalaba el magistrado en el auto, en el que detallaba que la red contaba con ramificaciones internacionales en Colombia, Venezuela y EEUU. Los investigadores detectaron presiones en los casos de Nóos, Sabadell, Unicaja en los 'ERE' y Facua.