Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de Flores defiende su ausencia de responsabilidad, negligencia u omisión en la tragedia del Arena

Reitera que se rompió la cadena de custodia de las urnas
La defensa de Miguel Ángel Flores, el principal acusado en el juicio por la tragedia del Madrid Arena, ha defendido en la vista oral "toda ausencia de responsabilidad, negligencia u omisión" de su cliente respecto a los trágicos hechos sucedidos la noche de Halloween de 2012.
El abogado José Luis Fuertes, que defiende al empresario, ha sido la primera defensa en abrir el turno de informes finales. Tras cuatro meses de sesiones, su cliente sigue defendiendo su inocencia en los hechos que se le imputan por la muerte de cinco jóvenes en la fiesta que organizó.
Nada más comenzar, ha destacado la ausencia de toda responsabilidad, negligencia u omisión de su cliente respecto a los trágicos hechos sucedidos la madrugada del 1 de noviembre de 2012. Además, ha querido compartido el dolor de las familias de las víctimas.
El letrado ha recalcado que hay que empezar con "las deficiencias legales y materiales" del edificio, propiedad del Ayuntamiento de Madrid. Y ha dicho que hay personas que por sus cargos debían conocer los riesgos de este evento.
VENTA DE ENTRADAS
En primer lugar ha dicho que ni Flores ni su empresa Diviertt ha incurrido en la sobreventa de entradas, destacando que no hay prueba de cargo que enerve en este punto su presunción de inocencia.
El abogado ha cargado contra la fiscal por valorar la prueba y no solo describirla, lo que considera "valoración instrumental". En este punto, se ha referido al recuento de las entradas, una diligencia que ha cuestionado al creer que se rompió la cadena de custodia en las cajas halladas en el pabellón satélite.
"En ningún momento se comprobó si coincidía con los localizadores, es decir, si las entradas eran válidas o no. El resultado de este examen era hipotético", ha señalado el abogado, quien ha recalcado que "no tiene entidad de prueba de cargo para sostener la acusación respecto a su cliente".
Seguidamente, ha defendido que se pudo manipular las urnas, ya que no se cumplieron las garantías procesales de la cadena de custodia. Así, ha defendido que hay dudas en ello, algo que invalidaría el recuento de las cajas basándose en jurisprudencia sobre esta materia.
"Desde el precinto, no hay presencia policial. Solo un control de cámaras sin policías. Hay un coche que a veces aparece dando vueltas. Esa no es la custodia de un recinto precintado. Mi representado no tiene ni llaves ni puede acceder a ese pabellón", ha recalcado.
"Entendemos que esta prueba no tiene suficiente entidad inculpatoria. La posible eficacia de esta prueba está enervada por otras pruebas como la informática", ha dicho. A continuación, ha señalado que los peritos informáticos sustituyeron las palabras de entradas vendidas con localizadores.
En su declaración, Flores reprochó al Ayuntamiento, y concretamente a la empresa municipal Madridec, responsable del pabellón, que "jamás" le mostraran un Plan de Autoprotección, recalcando que pensaba que el edificio tenía licencia municipal. También les acusó de que "lo hicieron mal" y que le obligaron "a hacerlo mal".