Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón dedica su discurso de Carnaval a la crisis y al empadronamiento

Para casi el final ha dejado Ruiz-Gallardón la supuesta referencia a Aguirre, en forma de sardina: "Vino a Cibeles a verme -ha leído-, mas dijo Nuria (su secretaria) muy cierta: 'Alberto, no la recibas, que la veo harto despierta'.
"Y en efecto, que mudada en tiburón mostró la aleta, y visto y no visto hizo su petición, ¡cuán indiscreta!": "te confieso Alcalde, por ser tú -ha continuado-, mi ilusión verdadera, que es ser, para los turistas del Manzanares, barquera".
Fuera quien fuera la sardina en cuestión, la reacción del regidor ante semejante petición fue, según ha confesado: "¡Habrase visto cara más dura la de esta plebeya, sin concurso ni licencia buscarme así una querella!".
Interpretaciones al margen, que Ruiz-Gallardón dejaba abiertas a la imaginación, el alcalde ha recitado primero el "susto" de la sardina, que llegó a Madrid "moderna y alternativa", cuando "un insensible le dijo: 'Fuera del padrón, querida, vos sois turista, inscribiros sería cosa indebida".
Después de esta referencia a uno de los criterios -la condición de turista- que el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz utilizaba para no empadronar a algunos inmigrantes, Ruiz-Gallardón ha continuado con la crisis, con la que ha identificado este año a Doña Cuaresma.
Por si acaso alguien pensaba que otra vez se refería a Aguirre ha advertido: "dejen pues de imaginar, que no merece la pena especular todo el año sabiendo quién es la fea"."¡La crisis, la crisis, ésa es la tal Doña Cuaresma, asesina de alegrías que en estos días nos diezma!", ha proclamado el alcalde. EPF