Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García-Page afirma que un Gobierno deja de serlo en "el mismo momento" en que "jura saltarse la ley"

El secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que "lo del Gobierno de Cataluña es de traca", al tiempo que ha dicho que "no se puede plantear nunca y hay que rechazar de plano, siempre, a un gobierno que ha jurado cumplir la ley y que ahora jura saltarse la ley". "Esto dejar de ser gobierno en el mismo momento en que alguien actúa de esa manera", ha destacado.
Así ha reaccionado el líder socialista después de que la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, haya asegurado este lunes que un político "jamás se puede poner encima de la ley" porque si lo hace no cree en la democracia. Por eso, ha pedido "no callar" y no actuar con "pasividad" ante el "ataque" a la democracia que está liderando el presidente de la Generalitat, Artur Mas.
"Cospedal dice que hay que rechazar a los políticos que atacan la ley y la Constitución, pues no se me ocurre un caso más evidente y cerca que Cospedal, que pisotea los derechos sociales de los ciudadanos todos los días y que, además, ha hecho de su capa un sayo con la reforma del Estatuto de Autonomía --un trozo de la Constitución-- para hacer pucherazo electoral", ha señalado García-Page.
Asimismo, ha apuntado que "aunque Cospedal no está en condiciones de dar ninguna lección de democracia en España y menos con lo que ha hecho con el Estatuto y con la ley electoral, lo que si es evidente y comparto con el PP es el rechazo claro al planteamiento que hace Artur Mas" "Simple y llanamente se ha metido en un lío del que no sabe salir", ha sentenciado.
"Lo lamentable es que están llevando a una ceremonia de confusión a millones de personas en Cataluña y en el resto de España que va a acabar, lógicamente, en frustración y en depresión, si no en otra cosa", ha concluido.