Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón se ofrece como "facilitador" de un acuerdo PSOE-Podemos para conformar un Gobierno de izquierdas

Revela que no ha visto al Rey pensando en nuevas elecciones ni preocupado por la situación, aunque sí muy "interesado"
El diputado de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, se ha ofrecido este miércoles como "facilitador" de un acuerdo entre PSOE y Podemos que alcance unos "puntos mínimos" que permitan la configuración de un Gobierno de izquierdas para la próxima legislatura.
Así se lo ha trasladado Garzón al Rey Felipe VI --a quien en todo momento se ha dirigido como "el ciudadano Felipe de Borbón"-- en la reunión de casi una hora de duración que han mantenido en el Palacio de la Zarzuela dentro de la ronda de contactos que el monarca está manteniendo con todas las formaciones con representación parlamentaria antes de proponer un candidato a la investidura para la Presidencia del Gobierno.
En rueda de prensa después en el Congreso, Garzón ha explicado que los dos diputados de IU-Unidad Popular apoyarán a cualquier candidato que ponga sobre la mesa un programa de izquierdas, con elementos como la derogación de la Lomce y la Ley Mordaza, un plan de empleo público o la derogación de los desahucios.
A su juicio, el papel de IU tiene que ser el de "facilitador" de un encuentro entre PSOE y Podemos en torno a unos "puntos mínimos" que eviten un nuevo Gobierno del PP liderado por Mariano Rajoy. "Por nosotros no va a quedar", ha garantizado apuntando que "sería muy peligroso" para el país una gran coalición entre socialistas y 'populares'.
Garzón ha recordado que desde la celebración de las elecciones ha hablado tanto con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pero no ha entrado en detalles sobre la investidura con ninguno de ellos. "El PSOE sí nos ha dicho que quiere formar Gobierno, pero no nos ha ofrecido su programa. Podemos no ha entrado en ese debate", ha explicado.
En este punto, ha asumido que primero debe presentarse a la investidura el candidato del partido más votado, en este caso el 'popular' Mariano Rajoy, y después ya tocaría el turno al socialista Pedro Sánchez. Y ha revelado que ha preguntado al Rey sobre su intención de proponer a Rajoy para la investidura, pero el monarca ha sido "discreto" y está "tratando de ser neutral".
"Todos damos por hecho que hay un acuerdo implícito de que el primero que tiene que intentarlo es la lista más votada", ha apuntado señalando a continuación que el monarca entiende que "es el momento" del Parlamento y no de la Casa Real ni la monarquía, que tienen "un papel protocolario".
EL REY, CONSCIENTE DEL TIEMPO "TURBULENTO"
En este mismo sentido, respecto a su conversación "cordial y respetuosa" con Felipe VI, ha revelado que no ha tenido la sensación de que el Rey esté pensando en un escenario de repetición de elecciones generales y tampoco le ha visto preocupado, aunque sí ha asegurado que el monarca está muy "interesado" en la postura de todos los partidos y conocer su opinión sobre la composición del futuro Gobierno y la situación política.
"No le he visto preocupado en absoluto, simplemente interesado", ha revelado el que fuera candidato de IU-Unidad Popular el 20D antes de desvelar que tampoco ha tenido la sensación de que el Rey esté barajando la posibilidad de que haya que convocar nuevas elecciones generales.
Además, ha dicho que Felipe VI ha sido "claro" al expresar que España atraviesa un tiempo "turbulento y convulso" y que hay que "ir hacia modificaciones", aunque "no ha concretado posibles soluciones". Garzón en cambio sí que le ha trasladado su defensa de una reforma de la Constitución "como solución para este tiempo complejo".
REPUBLICANO ANTE EL REY
Garzón ha defendido ante el monarca un modelo de izquierdas, republicano y un nuevo modelo de país y ha insistido en la necesidad de poner en marcha una reforma de la Carta Magna "que solucione los problemas económicos, sociales y políticos del país".
En este punto, ha reconocido que el Rey le ha confesado "entre risas" que él no es republicano, pero ambos han seguido conversando "dentro de los códigos de educación" y "desde el respeto pero la discrepancia". "Nosotros no le otorgamos legitimidad como Rey porque ninguna familia está por encima de las demás", ha explicado.
"Tenemos la ventaja de que siempre hemos sido muy claros y hemos dicho nuestras convicciones republicanas", ha insistido Garzón, que ha dicho que ha hablado "de tú a tú" al Rey "como a cualquier otro ciudadano" pero siempre "desde el respeto".