Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gibraltar ve "imprudente y peligrosa" la actitud de España y advierte que no le conviene como aliado de OTAN y UE

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha acusado a España de tener una actitud "imprudente y peligrosa" como aliado de la OTAN y socio de la UE por tratar de socavar la soberanía de Reino Unido tras catalogar de "muy grave" la "incursión" del buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' en aguas próximas al Peñón.
Fabian Picardo ha tildado esta incursión de "acoso español" y lo ha considerado "una violación de la soberanía del Reino Unido". Por eso, ha anunciado una acción "más eficaz" de "diferentes niveles" contra el Estado español, para evitar "futuras incursiones".
De esta manera, ha comunicado que la próxima semana denunciará "éstas y otras incursiones" ante el cuarto Comité de las Naciones Unidas para que "el mundo entero conozca las actividades del Gobierno español", con el fin de garantizar "los intereses de Gibraltar, su pueblo, su seguridad y su economía".
Por su parte, el secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, ha dicho que se trata de "maniobras peligrosas" porque "supusieron un riesgo significativo para la seguridad del personal Royal Navy". En este sentido, ha recalcado que "bajo ninguna circunstancia" un barco español debería "provocar" una situación que pudiese causar daños personales.
UN BUQUE PROBLEMÁTICO
El buque 'Ángeles Alvariño', que realiza labores de estudio de los fondos marinos y otras tareas de investigación en la zona del estrecho de Gibraltar, ha sido "expulsado" de las aguas próximas al Peñón por autoridades gibraltareñas, según fuentes cercanas a los hechos consultadas por Europa Press. En la expulsión habrían participado efectivos del Royal Navy y de la Royal Gibraltar Police.
Anteriormente, este mismo barco fue hace unos meses objeto de una situación similar que, en aquella ocasión, propició que el Reino Unido convocase al embajador español en Londres, Federico Trillo.