Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dice que fue la Policía de Fronteras la que permitió viajar a Haidar

Para el presidente del Gobierno, la entrada en España de la activista Aminetu Haidar se produjo con un permiso de residencia expedido por razones humanitarias como única documentación que gestionaron "autoridades administrativas" y se produjo "conforme a la ley". 
En este sentido, el presidente, que ha descartado la acción del Rey en el problema pero ha agradecido la actitud del Monarca, ha afirmado que "no hay ninguna autoridad política que esté en el día a día dedicada a establecer autorizaciones o denegaciones de lo que es simplemente la aplicación de la ley". 

Zapatero remarcó que España tiene desplegada en la actualidad "toda su capacidad diplomática y de interlocución" que considera "prudente llevar adelante" para "dar una salida" a la huelga de hambre que mantiene Haidar y "preservar" su "integridad" más allá del conflicto de fondo que se encuentra tras la actitud de la activista. 
Papel de Naciones Unidas

Agradeció no obstante a la presidencia sueca de turno de la UE, así como a otros "países y organizaciones internacionales" como EEUU las gestiones que han emprendido "interesándose por la situación de Haidar", pero subrayó que es Naciones Unidas quien "en última instancia" tiene la "responsabilidad principal de llevar adelante una gestión para poner fin" al contencioso histórico del Sáhara, que es el asunto que está detrás de la "actitud" de Haidar de emprender una huelga de hambre.

De la Vega

También la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se ha pronunciado en relación al mismo caso. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Fernández de la Vega ha señalado que el Gobierno va a seguir trabajando con los objetivos marcados en los planos "político, humanitario y diplomático", e "impulsando las gestiones en toda la comunidad internacional para dar una salida razonable a este problema".
Tras destacar que la activista saharaui puede "defender su causa y con libertad" en España, Fernández de la Vega ha señalado que el Gobierno "ofrece todo tipo de soluciones" y trabaja para convencerla de que la "decisión que ha adoptado no es buena para su salud".
Fernández de la Vega ha insistido en que la prioridad es que Haidar "vuelva a su tierra, a su casa y con su familia", y para ello el Ejecutivo está trabajando con "todo tipo de acciones en el ámbito diplomático con el Gobierno marroquí".
Diálogo con Marruecos
Preguntada por si el Gobierno sigue manteniendo intacta su relación de confianza mutua con Marruecos, la vicepresidenta ha dicho que el Gobierno trabaja a través del diálogo, ya que de esa manera "se llega a veces a acuerdos", aunque en ocasiones "se discrepe". "El instrumento mejor para llegar a convivir y avanzar en una convivencia democrática y en paz es siempre el diálogo, incluso desde la discrepancia", ha insistido.

Sindicatos de Policía

Por su parte, la Confederación Española de Policía (CEP) y el Sindicato Profesional de Policía (SPP), han calificado de "hipocresía política" y "doblez" la actuación del Gobierno al imputar a la Policía "el origen del conflicto internacional generado por la entrada en España de Aminatu Haidar".
En una nota conjunta, los dos sindicatos dicen que el Gobierno, a través de las declaraciones realizadas hoy por la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, "pretende protagonizar un intolerable ejemplo de cómo eludir su responsabilidad".
Señalan que la vicepresidenta "pretende confundir a la sociedad española, hurtando del debate público que fue precisamente su Gobierno el que impidió la salida de España de la activista prosaharaui el mismo día en que llegó a Lanzarote, pudiendo haberlo hecho mediante el mismo procedimiento -la expedición de un salvoconducto- que se intentó emplear hace unos días".