Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco muestra su "discrepancia radical" con las medidas del PP en Cataluña y cree que son "un error mayúsculo"

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha mostrado su "discrepancia radical" con las actuaciones judiciales que el Ejecutivo del PP está emprendiendo contra Cataluña y cree que son "un error mayúsculo". Además, ha rechazado que se puedan aplicar "mecanismos traumáticos" como la suspensión de la autonomía o la "inhabilitación sistemática" de cargos políticos soberanistas catalanes.
En una entrevista concedida a Europa Press, Erkoreka ha señalado que, en la reunión que el lehendakari, Iñigo Urkullu, mantuvo la pasada semana con el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, estuvo "sobre la mesa" la cuestión territorial, pero no compartieron "puntos de vista o estrategias en relación con Cataluña".
En este sentido, ha afirmado que el lehendakari y el Ejecutivo vasco saben "cuál es la actitud del Gobierno central, que en absoluto comparten, de la que han discrepado pública y manifiestamente en numerosas ocasiones".
"Si ellos son partidarios de una judicialización sistemática del asunto catalán, el Gobierno vasco ha hecho público su punto de vista en numerosas ocasiones en relación con este aspecto, y hemos dicho claramente que no compartimos la opción de la judicialización como cauce para dar solución al problema de Cataluña", ha afirmado.
Josu Erkoreka ha recordado que en Cataluña "hay un problema político, que requiere de respuestas y soluciones políticas". "El diálogo ha sido, es y va a seguir siendo en el futuro inevitablemente un instrumento imprescindible para dar cauce al problema catalán", ha aseverado.
"ACTUACIONES IMPETUOSAS Y ENÉRGICAS"
En este sentido, cree que "la invocación al ordenamiento jurídico y la aplicación de normas a través de actuaciones judiciales más o menos impetuosas y enérgicas, no conducen a ninguna solución y, probablemente, sí conduce a un mayor enconamiento y a una mayor autoafirmación de quienes en Cataluña se están viendo abiertamente agredidos".
En todo caso, el portavoz del Gobierno vasco cree que "el asunto catalán no puede quedar enquistado como una cuestión meramente abordable desde la perspectiva judicial, y menos aún desde una perspectiva judicial que pone énfasis en lo penal y pretende perseguir individualmente a los actores principales a través de incriminaciones y actuaciones judiciales condenatorias".
A su juicio, esto es "un error mayúsculo" porque "en Cataluña lo que se pone de manifiesto es un problema político, una reivindicación política clara, que apunta a un déficit evidente del modelo territorial del Estado y que requiere una respuesta acorde en este sentido".
"El diálogo es un instrumento fundamental en democracia. Los desencuentros o se resuelven con un diálogo o no se resuelven, o por lo menos, no de una manera satisfactoria", ha precisado.
"MECANISMOS TRAUMÁTICOS"
En este contexto, considera que "no es resolver de una manera satisfactoria recurrir a mecanismos traumáticos como suspensiones del autogobierno o la inhabilitación sistemática de todas las personas que están dando un cauce de respuesta a una reivindicación masiva de la sociedad catalana".
"Eso es lo que nosotros no compartimos. Esas estrategias de judicialización son las que el Gobierno vasco no comparte, de las que discrepa y tampoco, en ese sentido, hay mucho que tratar con el Gobierno central porque la discrepancia radical y de fondo en relación con las estrategias que se están aplicando en Cataluña", ha subrayado.
Por todo ello, espera que el Gobierno del PP no llegue a aplicar el artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión de la autonomía. "Confío en que, antes o después, de una forma u otra, se imponga el buen criterio y no se llegue a este tipo de medidas", ha apuntado.
Para Erkoreka, queda la posibilidad de que, "por vía dialogada, pudieran alcanzar una salida compartida porque hay dos partes, por una parte, el Gobierno catalán, con su respaldo democrático, y por otra, el Gobierno central, con el suyo".
"Y lo ideal sería siempre poder alcanzar una solución lo más concertada posible. Eso es lo que alentado desde el Gobierno vasco siempre que hemos tenido ocasión y se nos ha emplazado a ello, invocar al diálogo y la necesidad de retomar unas conversaciones y unos encuentros que en este momento parece que están desactivados", ha concluido.