Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba el reglamento para adaptar la ley española al tratado internacional de comercio de armas

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un decreto por el que se aprueba el reglamento de control del comercio exterior de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso. El reglamento desarrolla las normas de procedimiento en la tramitación de las operaciones contempladas en la Ley del 28 de diciembre de 2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso.
La nueva regulación recoge uno de los objetivos esenciales del Gobierno en esta materia: "la mejora permanente de los controles y la transparencia". El sistema español de control de comercio exterior de este tipo de material es, según el Ejecutivo, "sumamente exigente y riguroso", similar al de todos los países de la UE y la OTAN.
El decreto aprobado incorpora cambios en la legislación española para adaptarla al Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas, firmado por España el 2 de abril de 2013 y ratificado el 2 de abril de 2014. No obstante, se trata de cambios de pequeña entidad, puesto que el sistema español de control de las exportaciones de armas cumple con esas disposiciones, especialmente en parámetros, al ámbito de aplicación y al intercambio de información.
REGLA DE ORO
Los cambios se concretan en la incorporación de una referencia explícita a la aprobación del Tratado --con la inclusión de las prohibiciones y los parámetros que recoge ese texto--, y de una especial mención a la llamada "regla de oro" de respeto a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario. Asimismo, se amplia de cuatro a diez años del periodo mínimo en el que los operadores deben conservar la documentación ligada a estas operaciones.
La segunda modificación en importancia reside en la adecuación de los procedimientos de tramitación de las operaciones de armas de fuego de uso civil a lo dispuesto en el reglamento comunitario de 2012, por el que se aplica el artículo 10 del Protocolo de Naciones Unidas contra la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego, sus piezas, componentes y municiones, que complementa la Convención de la ONU contra la delincuencia transnacional organizada.
NUEVAS AUTORIZACIONES GENERALES
También se incorporan a la legislación española las nuevas autorizaciones generales de la UE para la exportación de determinados productos y tecnologías de doble uso a países específicos. Se someten a autorización determinadas operaciones de explosivos y equipos relacionados incluidos en las listas de equipos que pueden utilizarse con fines de represión interna, como consecuencia de la imposición por parte de la UE de medidas restrictivas a determinados destinos. Las autorizaciones se limitan a envíos destinados exclusivamente a uso civil en los sectores de la minería e infraestructuras.
Por último, el decreto aprobado aprovecha este cambio legislativo para actualizar las listas de los productos sometidos a control y de los documentos de uso final.