Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno trabaja para "resolver" el caso de la vecina saharaui de Mairena que estaría retenida en Argelia

El Gobierno español está desarrollando "todo tipo de gestiones para resolver" la situación de Maloma Morales de Matos, una joven vecina de Mairena del Aljarafe (Sevilla) natural del Sáhara Occidental pero nacionalizada española, cuya familia adoptiva denunció el pasado mes de diciembre ante la Guardia Civil y la Subdelegación del Gobierno su "retención ilegal" en uno de los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia).
A preguntas de los periodistas sobre este caso en una rueda de prensa en Sevilla, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha explicado este jueves que la Delegación "mantiene contacto constante con la familia" de esta joven, a quienes informan "de las gestiones que se vienen desarrollando" desde el Ejecutivo central.
"Confío en que sea un asunto que se pueda resolver creo que pronto", ha abundado el delegado, quien, no obstante, ha subrayado que ante estos temas "hay que guardar prudencia y no se siempre se resuelven en el tiempo que desearíamos", y, en todo caso, "requieren de gestiones, acciones", que en este caso se están desarrollando "a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y la labor consular".
Ha incidido en que la familia de la joven "está puntualmente informada de estas gestiones" y, de hecho, el pasado día 4 él mismo mantuvo un encuentro en la Delegación del Gobierno con la familia, a la que "prácticamente a diario" intenta dar "información puntual sobre las gestiones que se están haciendo" fundamentalmente desde el Ministerio de Asuntos Exteriores.
"Esperemos que haya solución, trabajamos para ello", según ha enfatizado Antonio Sanz, que aunque aboga por "actuar con prudencia", ha recordado que este tipo de asuntos "termina resolviéndose, y esperemos que así sea en este caso", según ha concluido.
Cabe recordar que el pasado 23 de diciembre Ismael, portavoz de la familia y marido de Maloma, explicó en rueda de prensa que la joven cuenta 22 años y, aunque es natural del Sáhara, está "nacionalizada" como española, dado que en 2005 llegó a España gracias a los programas de cooperación con el Pueblo Saharaui y fue finalmente "adoptada" por una familia de Mairena, para después obtener la nacionalidad española.
Según narró, el pasado 5 de diciembre emprendió un viaje junto a su padre adoptivo a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, después de que su familia biológica le avisase de que su madre estaba sufriendo "una enfermedad".
Siempre en compañía de su padre adoptivo, Pepe, Maloma habría pasado una semana en Tinduf, pero el último día de su estancia allí, el 12 de diciembre, unos 50 minutos antes de emprender el viaje de regreso a España, varios miembros de su familia biológica, en concreto "su hermano, una de sus tías y dos primos", según había precisado antes a Europa Press, la abordaron y "se la llevaron en un coche" mientras su padre adoptivo era retenido, siempre supuestamente, por otros miembros de la familia biológica.