Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno, solo ante los Presupuestos

El Consejo de Ministros dará previsiblemente el visto bueno al techo de gasto presupuestario para 2011, que se espera bastante más austero que el de 2010.
El Gobierno de Zapatero se enfrenta a la confección de los Presupuestos Generales del Estado más complicada de su legislatura, después de que el elevado déficit público haya obligado al Gobierno a reducir en dos ocasiones la cuantía aprobada para este año.
Las cuentas de 2011 no sólo serán difíciles de confeccionar ante el necesario recorte del gasto, sino también porque se deben elaborar en un momento en el que el Gobierno no cuenta con apoyo parlamentario, como se ha constatado en la aprobación del decreto de ajuste.
Reducir el techo del gasto
El Ejecutivo, que se ha comprometido con Bruselas a ser más austero para lograr el compromiso de un déficit público inferior al 3% del PIB en 2013, tiene que reducir en una importante cuantía el gasto con respecto al que aprobó inicialmente para este año.
Cuando se aprobaron los Presupuestos Generales del Estado de 2010, el techo de gasto ascendía a 185.249 millones de euros, aunque tan sólo un mes después, en enero de este año, el Gobierno se vio obligado a reducir en 5.000 millones esa cuantía al ver que 2009 cerraba con un déficit disparado hasta el 11,4% del PIB.
Recorte insuficiente
Aquel recorte no ha sido suficiente, y después de semanas en las que España ha estado en el punto de mira de los mercados y se ha temido un contagio de la crisis griega, el Gobierno decidió llevar a cabo el nuevo ajuste, esta vez mucho más impopular, con medidas como la congelación de las pensiones o la bajada de los salarios públicos.
Este último plan de ajuste prevé un recorte del gasto de también 5.000 millones para este año, aunque en esta ocasión afecta a todas las administraciones (sobre todo por la reducción salarial) por lo que al Estado el recorte le afecta en unos 3.000 millones más. De esta forma, el Gobierno se ha visto obligado a reducir en unos 8.000 millones el techo de gasto que aprobó para este año.
Ahora, con el decreto de recortes aprobado por los pelos (un voto) en el Congreso, el Gobierno seguirá con su política de austeridad con la aprobación del techo presupuestario de 2011, que vendrá acompañado de un cuadro macroeconómico con revisiones a la baja.
Amenaza de huelga general
Para complicar más la situación del Gobierno, los sindicatos han presentado un documento de alternativas y propuestas sindicales ante el recorte social del Gobierno en el que se advierte al Ejecutivo de que si aprueba una reforma laboral por decreto que incluya medidas "lesivas" convocará una huelga general. BQM