Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González ve legítimo que Podemos quiera "hacer la política bolivariana" y cree que no habrá una gran coalición

El ex presidente del Gobierno Felipe González considera "legítimo" que Podemos quiera aplicar la "política bolivariana o la política de Tsipras" en España que en "ningún caso apoyaría". Además, ha destacado que tras conocer los resultados electorales del 26 de junio será "más fácil que haya una investidura que un Gobierno que gobierne", por lo que ha descartado que haya una 'gran coalición' del PSOE y PP.
En el foro 'Venezuela: una reflexión sobre el presente', organizado por Red de Casas en la Casa de América de Madrid, en el que también ha participado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, González ha defendido la "legitimidad" de que en el programa electoral de la formación de Pablo Iglesias esté incluido "un referéndum revocatorio", aunque, ha asegurado, que no lo comparte.
En este sentido, González ha criticado que el "algunos dirigentes de Podemos" crean que "el sistema de política económica" de Venezuela es "el bueno, el necesario", pues, según ha explicado, "parte de la destrucción de la capacidad productiva de Venezuela ha sido por la nacionalización de las empresas". "Nunca estaré de acuerdo", ha añadido. Y, ha hecho hincapié en que no "parece" que el "estado de las cosas vaya a mejor" con la nacionalización de éstas.
"Que los dirigentes de Podemos creen que puede hacer la política bolivariana o la de (Alexis) Tsipras --primer ministro de Grecia--, tienen legitimidad. Si algo me inquietara sería que lo negaran", ha aseverado el ex presidente, al mismo tiempo que ha ironizado con la idea de que algunos miembros 'morados' tendrían que asistir a un debate a la Asamblea Nacional venezolana.
Es más, ha subrayado que no quiere para España "una política que ha llevado a Venezuela a esa situación", en referencia a las vinculaciones de Podemos y el Gobierno bolivariano de Maduro. No obstante, ha aclarado que "respeta a quien las quiere" y ha matizado que los pactos tienen que hacerse entre aquellos partidos que sean "compatibles con las reformas" que se quieran a hacer.
"NO VEO UNA 'GRAN COALICIÓN'" QUE YA ES "PEQUEÑA"
Así pues, con respecto a la situación política española, el también ex secretario general de los socialistas ha aprovechado para decir que no ve que después del 26 de junio haya una "gran coalición": "Entre otras cosas porque ya no es grande, es pequeña, y por que ya se ha probado en Austria, en Grecia. No la veo". Por ello, ha destacado que será "más fácil que haya una investidura a que haya un Gobierno que gobierne".
En esto último, ha coincidido García-Margallo que ha explicado que la investidura se "resuelve en un solo acto" pero que lo importante es "al día siguiente hay que resolver problemas, hay que gobernar y hay que abordar unas reformas que, en mi opinión, requieren una gran conjunción de todas las fuerzas nacionales".
Sin embargo, el responsable de Exteriores sí que ha apostado por un gran pacto para evitar unas nuevas elecciones: "O nos ponemos de acuerdo los partidos constitucionalistas --en la que ha descartado a la coalición Unidos Podemos por ser "rupturistas"-- o estoy en funciones hasta 2020. O hacemos eso o vamos a otras elecciones".
De hecho, ha afeado a Podemos su "aproximación" a Tsipras, la concepción de la organización territorial de España en la que reconocen el "pleno derecho a un referéndum de autodeterminación" que no está incluido en la Constitución y el programa económico " poco realista" que defiende el aumento de 96.000 millones de euros de gasto público.