Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Granados enseñó a Marjaliza en 2003 cómo sacar de España todo el dinero negro obtenido en "esa época loca"

Entregabaen la cafetería del Intercontinental miles de euros de compradores, "hasta inspectores de Hacienda", que pagaban en negro
El execretario general del PP en Madrid Francisco Granados, fue quien ilustró a su exsocio y empresario inmobiliario David Marjaliza en 2003 en cómo sacar del país a gran cantidad de dinero que éste acumulaba por las ventas de pisos y locales y que "mucha, pero mucha, muchísima gente, incluidos inspectores de hacienda" le hacían llegar en negro "en esa época loca del país". Granados, que ya tenía entonces cuenta en Suiza, le puso en contacto con unos gestores de cuentas a los que entregaba el efectivo en cafeterías de hoteles como el Intercontinental.
"Cada uno tenemos que asumir la culpa de lo que tenemos", señaló Marjaliza al juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco durante su declaración judicial, realizada en junio de 2015, y a la que ha tenido acceso Europa Press.
"Yo promuevo entre 20.000 unidades hipotecarias, entre pisos, locales plazas de garaje, y en esa época loca del país había mucha gente que nos compraba con dinero negro, mucha, muchísima, de todo tipo, incluidos as inspectores de hacienda", reconoce el promotor inmobiliario en su declaración judicial.
Según Marjaliza, todo el mundo pagaba parte en negro, el que menos 3.000 euros y hasta 30.000 llegó a obtener de la venta de algún local comercial, "y ese dinero le digo a Paco que si conocía a alguien para sacarlo fuera porque me daba miedo tenerlo en casa por mi familia y por mi mismo".
Según su versión, Granados el puso en contacto con un señor llamado Michael Langdon, y con una gestora, Fabienne. "Paco (Francisco Granados) me dice que tiene una cuenta desde hace mucho tiempo y me abre una cuenta a mí", señala Marjaliza ante el juez y las fiscales Anticorrupción Teresa Gálvez y Carmen García.
"Yo no manejo idiomas y no me gusta mucho eso, pero prefería tener el dinero fuera" añade, para relatar como hacía entregas de efectivo, hasta 100.000 euros a esas personas en cafeterías de hoteles. El dinero, según él, no se movía, pues servía para hacérselo llegar a otra persona que necesitaba traer dinero desde sus cuentas de allí y a él se le ingresaba en su depósito en Suiza.