Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Griñán asegura que la política del PP solo busca "agrandar las desigualdades" y hacer a Andalucía "peor y más pobre"

Arenas afirma que el PSOE tiene hoy el "doberman en casa", que es el paro que han generado los gobiernos de Zapatero y Griñán
El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha asegurado ante el Pleno del Parlamento que la política "de confianza" a la que apela el Partido Popular sólo persigue "debilitar a la sociedad, empobrecer a las clases medias trabajadores, agrandar las desigualdades y hacer a Andalucía peor y más pobre". Griñán se ha mostrado dispuesto a mantener un debate con el presidente del PP-A, Javier Arenas, sobre los modelos que defienden uno y otro.
El jefe del Ejecutivo, que ha respondido este jueves a una pregunta que le ha formulado Javier Arenas sobre políticas de empleo, ha trasladado al dirigente popular su disposición a hacer un debate de modelos porque de lo que se trata es de que cada uno defendamos nuestras ideas y propuestas. Ha indicado que las de su Gobierno son propuestas "nítidas, claras y se pueden ver". Ha señalado que en su modelo de presupuesto apuestan por la seguridad en esta sociedad, mientras que los populares hablan permanentemente de confianza. "Hablan de pedir la confianza a los votantes para regalársela a los mercados, como ya están haciendo allí donde gobiernan", ha apuntado el presidente, en referencia a los "recortes" y las "privatizaciones" en educación y sanidad que se están produciendo en las comunidades del PP.
Ha insistido en que los populares están cogiendo la palabra confianza para "regalársela a los mercados y terminar con la seguridad de los ciudadanos". Se ha mostrado convencido de que con el PP habría una sanidad rica para los ricos y una sanidad pobre para la mayoría de la gente.
En relación con el asunto del paro, el presidente ha querido dejar claro que está "enormemente preocupado" con las cifras de parados que hay en este momento en la comunidad. "Me siento responsable y es profundamente doloroso el crecimiento del paro no por que vaya a quitar votos a nadie, sino porque quita oportunidades a la gente", ha apuntado el presidente.
No obstante, ha querido dejar claro que cuando hubo bonanza económica se creó empleo tanto con el gobierno del PP como con el del PSOE. "En épocas de crecimiento se crea empleo y en épocas de crisis se destruye donde gobiernan ustedes y nosotros", ha dicho a Arenas, a quien ha advertido de que "no hay recetas mágicas" y de que la crisis no se va a resolver simplemente por que gobierne el PP.
Asimismo, el presidente ha aportados datos como que el crecimiento del paro en la Comunidad Valenciana ha sido de 22 puntos más que en Andalucía; en Galicia, de 18 puntos más, o en Comunidad de Madrid, de 15 puntos más que esta región. "Si hubiera varitas mágicas ya se las podría haber prestado usted a los presidentes de las comunidades del PP", ha dicho a Javier Arenas.
El presidente también ha indicado que la inversión pública en Andalucía, desde que empezó la crisis, ha sido el 22 por ciento de la licitación de todas las comunidades autónomas, con lo que le ha pedido al presidente del PP-A que no le hable de un "recorte brutal" de inversiones en esta tierra. Ha criticado que los populares se consideren "los reyes de la creación de empleo" y acusen permanentemente al PSOE de liderar la "destrucción de empleo".
"CONSEJERÍA DE ESCÁNDALO EN EL EMPLEO"
Por su parte, Javier Arenas ha expresado su preocupación por que Andalucía, con 1,2 millones de parados, lidere el nivel de desempleo entre las comunidades españolas y las regiones europeas. Ha indicado que cuando uno vive la tragedia del paro mira con esperanza a las políticas de empleo de los gobiernos, si bien las de la Junta "rozan a diario la malversación y la prevaricación".
Ha denunciado que en la Junta se han "dilapidado" los fondos para los parados y los trabajadores, y ha advertido de que del caso de las irregularidades en los ERE no tienen la culpa ni el Consejo Europeo ni los Estados Unidos ni los mercados financieros, sino el Gobierno andaluz "puro y duro", con la "responsabilidad" de su presidente. A su juicio, a la actual Consejería de Empleo habría que cambiarle nombre por el de "consejería de escándalo en el empleo".
Para el dirigente popular, la política de esa consejería ha sido en los últimos años la de los "escándalos" en los ERE, la de los "chiringuitos" montados en torno a las ayudas en formación y el "fraude masivo" en expedientes de ayuda al empleo estable, al tiempo que se ha montado una administración paralela, como representa la Faffe. "El paro es el epicentro de nuestros problemas y la Consejería de Empleo, el epicentro de los escándalos", según Arenas, quien ha denunciado la "responsabilidad" de Griñán en el actual nivel de desempleo en la comunidad.
A su juicio, hace falta una auditoría en la Consejería de empleo porque "han fracasado" la gestión y todos los controles, y se ha mostrado partidario de que la próxima legislatura andaluza se inicie con un "gran pacto por la competitividad y empleo, que es lo que necesita Andalucía". "El problema grave de Andalucía es que ustedes llevan 30 años gobernando y estamos en récord de paro de España y en Europa", ha dicho Arenas al presidente, y ha recordado que cuando gobernó el PP en España, de cada diez empleos que se creaban en Europa, ocho eran en nuestro país y hoy, con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, de cada diez que se destruyen, ocho son españoles.
"Su política genera paro y su gestión de las políticas de empleo genera escándalos", ha dicho Arenas a Griñán, a quien ha reprochado también los "recortes" sociales en la comunidad. Ha aconsejado a los socialista que dejen de inventarse nuevos "doberman" porque el único doberman lo tienen "hoy en casa": el 1,2 millones de parados en Andalucía y los cinco millones de desempleados en España generados por los gobiernos de Griñán y Zapatero.