Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil reforzó con una unidad de élite su presencia en Melilla días antes de la avalancha de inmigrantes

El Delegado del Gobierno anunció su contribución "al reforzamiento del perímetro fronterizo ante el fenómeno de la inmigración irregular"
La Guardia Civil desplazó el pasado 15 de agosto un grupo de 18 agentes del Grupo de Reserva y de Seguridad (GRS) a Melilla para reforzar durante esta recta final del verano hasta el 15 de septiembre la seguridad contra la inmigración ilegal y para colaborar en el último tramo de la Operación Paso del Estrecho (OPE).
A pesar de ello, el fin de semana ha estado marcado por el numeroso intento de inmigrantes de acceder a territorio español. El Gobierno elevó este domingo a hasta 450 el número de personas que trataron de pasar a Melilla en la madrugada de este domingo saltando la valla que separa la ciudad autónoma de Marruecos en dos acciones, una registrada en torno a las 21,00 horas de este sábado, y otra a las 5,00 horas de la madrugada de este domingo. De ellos, unos 60 han conseguido superar los controles policiales marroquí y español.
Este tipo de cifras no se daban desde la crisis de la valla del verano de 2005, cuando miles de subsaharianos intentaron el salto, lo que llevó al Ejecutivo central a elevar de tres a seis metros la altura de las dos vallas y crear una intermedia denominada "sirga tridimensional" formada por cables entrelazados.
LAS "SINGULARIDADES" DE MELILLA
En un acto celebrado en la Comandancia de la Guardia Civil el pasado viernes, el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, dio la bienvenida a los miembros de esta unidad especial del Instituto Armado y agradeció al Ejecutivo central que atienda las "singularidades" de la ciudad española del Norte de África en materia de seguridad. Una situación especial derivada en este caso por la presión migratoria de cientos de subsaharianos que esperan al otro lado de la valla para intentar pasar a Melilla.
El Barkani subrayó que se trata de "un grupo de élite de la Guardia Civil" y que entre sus cometidos se incluyen el orden y seguridad públicos, y admitió que si bien en principio su llegada estaba prevista para reforzar la operación retorno de la OPE 2012, también contribuirán "al reforzamiento del perímetro fronterizo ante el fenómeno de la inmigración irregular".
Esta unidad, popularmente llamados "antidisturbios", se une al más de medio centenar de agentes que componen la 2006 Comandancia de la Guardia Civil de Melilla, para las labores especiales provocadas por una OPE que, a diferencia de lo que está ocurriendo en el conjunto de España, en Melilla ha aumentado tanto el número de pasajeros como de vehículos por la nueva línea con Motril y por la existencia de una bolsa importante de inmigrantes al otro lado de la alambrada, que quieren entrar en la ciudad española.