Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Herrero de Miñón pide un "instrumento de Gobierno" para Cataluña "pactado con el Estado"

Insta a modificar la interpretación de la Constitución en vez de su texto porque falta consenso
Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, Académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y uno de los padres de la Constitución, así como miembro permanente del Consejo de Estado, ha abogado por elaborar para Cataluña "un instrumento de Gobierno pactado con el Estado con competencias económicofinancieras, educativas, lingüísticas y culturales" blindadas.
En la conferencia 'Reconocimiento Constitucional de Cataluña' este miércoles en el Círculo de Economía, ha afirmado que "eso es lo que se debería someter a referéndum del pueblo catalán de acuerdo con el artículo 152.2 de la Constitución", de la que ha augurado que una reforma traería más desventajas que ventajas.
Ha señalado que no hay voluntad política y social de reformarla y no se conseguiría el consenso necesario, porque tampoco se ha conseguido para temas importantes pero de menor calado como la reforma laboral o educativa, y ha defendido una "mutación" entendida como reinterpretación de la Carta Magna por parte de los políticos -ha incidido en que la solución debe ser política-, en vez de un cambio en su redactado.
Herrero de Miñón ha opinado que Cataluña "es indudablemente y a todas luces una nación", y que requiere ser reconocida como tal, lo que hasta ahora no se ha hecho y ha constituido un error radical.
"La crítica situación actual trae de esta situación de déficit de reconocimiento su principal causa. Es un problema político y solamente políticamente puede ser abordado y resuelto" con una solución negociada, no impuesta, ha sostenido.
TRATO SINGULAR PARA CATALUÑA
Ha defendido un trato diferencial para Cataluña, que presenta un problema que debe ser aislado y tratado singularmente, porque si se inserta en una reforma global, la opción catalana tenderá a generalizarse: "No repitamos el mismo error de 1981 --con las autonomías--, generalizar lo que sirve para identificar".
Para la negociación entre Cataluña y el Gobierno central, ha apuntado a tres condiciones: querer superar la crisis -no usarla para objetivos electorales en el mejor de los casos o metas institucionales en el peor-; introducir medidas de confianza y conciliadoras, y "sustituir los monólogos superpuestos por el diálogo".
DEBATE INÚTIL Y PERJUDICIAL EN EL CONGRESO
"No sé que utilidad tiene dar pasos en falso para escenificar el desacuerdo, como el debate en el Congreso de este martes, son pasos inútiles e incluso perjudiciales; ayudaría a mejorar el clima la moderación del lenguaje en ambos discursos", ha sostenido, y ha propuesto un discreto coloquio, en vez de discursos de vocación dramática, y ha incidido en que el presidente Mas no puede ser humillado, ni el presidente Rajoy tampoco.
Sea cual sea la evolución de los acontecimientos, ha pedido evitar el choque de trenes, y ha afirmado: "Ningún movimiento secesionista se ha parado por vía judicial, y no puede habilitarse un cauce legal para habilitar un nuevo Estado", aunque el Derecho Constitucional debe servir para encontrar los cauces, y ha hecho hincapié en que el Derecho sirve para encontrar la fórmula jurídica adecuada, no para impedirla.
En la apertura del acto, el presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha hablado de la existencia de un malestar en Cataluña asociado a un deseo de cambio de todo tipo, y también de naturaleza política, lo que es un proceso natural en la vida de las sociedades y las personas: "Estamos ante un fin de ciclo, tras una etapa extraordinariamente rica en resultados, pero que ahora tiene resultados decrecientes, y este cambio de ciclo exige diálogo, tiempo y paciencia".
Entre el público de la conferencia estaban el consejero de Economía y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell; el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol; el abogado y también padre de la Constitución Miquel Roca; el presidente del Puerto de Barcelona, Sixte Cambra; el exministro Narcís Serra y el politólogo Joan Ridao, entre otros representantes del ámbito académico, político y empresarial.