Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ICV se une alrededor del 9N llamando a la movilización "en formatos diferentes"

Remarca que la propuesta de Mas no conlleva un mandato democrático pero anima a sus cargos a colaborar
La Comisión Ejecutiva de ICV ha aprobado este miércoles por unanimidad una propuesta en la que el partido ha recuperado la unidad alrededor de la votación del 9 de noviembre comprometiéndose a trabajar para una gran movilización "en formatos diferentes", pero dejando claro que no puede equipararse con una consulta porque no conlleva un mandato democrático.
En declaraciones a los periodistas a la salida de la reunión, la coordinadora nacional de ICV, Dolors Camats, ha explicado que recogiendo "opiniones muy plurales" la formación ha logrado consensuar un decálogo sobre el 9N en el que llama a la movilización ciudadana durante esa jornada de la forma que considere oportuno -acudiendo a votar o no--.
La resolución -de 12 puntos-- establece que la formación que colideran Joan Herrera y Dolors Camats trabajará junto al resto de formaciones proconsulta, la ANC y Òmnium por un marco unitario que convierta el 9N en una jornada de movilización en la que convivan el proceso participativo impulsado por el Govern y la recogida de firmas contra el Gobierno central.
"Lo que queremos es que el 9N sea una jornada masiva de movilización para reivindicar el 'derecho a decidir'. No damos por amortizado ni por muerto un instrumento como el de la consulta", ha resumido Camats, que ha explicado que el partido instará también a sus cargos públicos a ofrecer la colaboración necesaria -incluida la cesión de espacios municipales-- para ese día.
Con esta propuesta ICV facilita que aquellos militantes que lo deseen participen de la votación alternativa propuesta por Mas, después de que en los últimos días se ha recrudecido el debate sobre si los ecosocialistas debían participar igualmente de la votación aunque no considerasen que ésta equivalía a la consulta.
La propia Camats ha reconocido que durante la reunión -que se ha prolongado durante más de cuatro horas-- ha habido opiniones muy plurales, pero ha subrayado que el partido ha logrado mantener la unidad política en la defensa del 'derecho a decidir' con independencia de que "haya quien ha dicho que el 9N irá a votar y quien ha dicho que no".
Aun así, en la resolución los ecosocialistas se comprometen también a trabajar para que estas mismas fuerzas y sociedad civil remarquen que el proceso participativo no es equiparable a la consulta porque no conlleva un mandato democrático ni tiene las garantías necesarias, una propuesta que trasladarán este viernes a la reunión del Pacte Nacional pel Dret a Decidir.
La reunión extraordinaria de la Comisión Ejecutiva ha sido motivada por los cambios que ha sufrido la consulta del 9 de noviembre, después de que hace diez días los partidos proconsulta rompieran su unidad una vez el presidente de la Generalitat, Artur Mas, descartase celebrar la votación en base a la Ley de Consultas No Refrendarias y decreto de convocatoria e impulsase una propuesta alternativa.
ELECCIONES ANTICIPADAS
El documento pactado este miércoles culpa al Gobierno central de que los catalanes no puedan ejercer el 'derecho a decidir' el 9 de noviembre, y exige al Ejecutivo de Mariano Rajoy que no impida con ningún medio que se pueda celebrar el proceso participativo impulsado por Artur Mas.
Además, propone como salida a la situación actual la convocatoria de elecciones anticipadas en Catalunya en una fecha que Mas consensúe con el resto de fuerzas soberanistas, y aboga porque en estos comicios se inicie un proceso constituyente "para cambiarlo todo" de la mano de una nueva mayoría de izquierdas.