Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU ve al PSOE y PP "corresponsables" de la crisis y pide el apoyo de los descontentos

El candidato a las elecciones europeas de Izquierda Unida (IU), Willy Meyer, ha acusado hoy tanto a PSOE como al PP de ser los causantes con sus políticas en las instituciones europeas de la crisis económica, y ha pedido para su partido el voto "descontento" de los socialistas.
En un acto celebrado en el Petit Palau de la Música de Barcelona y ante unos 500 asistentes, Meyer ha señalado que a las políticas neoliberales de los conservadores europeos se les ha unido ahora el Partido Socialista Europeo, como en la elaboración del Tratado de Lisboa, cuyas "recetas" ha denunciado, como la moderación salarial, la privatización de los servicios públicos o la "flexiseguridad" en el campo laboral.
Meyer ha criticado el cartel de campaña del PSC para estas elecciones europeas -donde aparecen los rostros de dirigentes de la derecha mundial, como Bush, Berlusconi, Aznar o Chirac- y ha apuntado que en el cartel faltan dirigentes socialistas, como el actual comisario europeo de Economía, Joaquín Almunia, o ex vicepresidente económico del Gobierno Pedro Solbes, que han sido "guardianes" del Tratado de Lisboa.
Por ello, el eurocandidato ha reclamado para estas elecciones del próximo día 7 de junio el "voto descontento" del PSOE, por su corresponsabilidad en el origen y la gestión de la crisis.
El candidato de IU ha reiterado que la solución a la crisis pasa por dar más poder a los Estados, justo al revés de las políticas que se han llevado a cabo estos últimos años en la Unión Europea (UE).
"Europa debe tener capacidad de intervención en la economía y España tiene que recuperar todos los sectores productivos y estratégicos que fueron privatizados para crear empleo de calidad", ha manifestado Meyer, que ha dicho que desde su partido se van a oponer al "huracán" de las privatizaciones.
En este sentido, Meyer ha puesto el ejemplo de la fábrica de Seat en Martorell (Barcelona), donde los trabajadores acordaron una moderación salarial a cambio de mantener la producción, con la adjudicación del Audi Q3.
Meyer ha indicado que si el Estado tuviera participación en el consejo de administración de la empresa, no se hubiera tolerado este "chantaje inadmisible" porque Seat tuvo unos beneficios el año anterior de unos 4.600 millones de euros, según el eurocandidato.
El acto en el Petit Palau de la Música ha contado con la participación de varios dirigentes de la izquierda europea: Helmut Scholz, responsable del área de Internacional del partido alemán Die Linke; Daniel Cirera, del Partido Counista Francés; y Anastasia Theodorakopoulou, del partido griego Synaspismos.
Estos dirigentes han alertado del peligro de la abstención, han reclamado renegociar el Tratado de Lisboa y han reclamado una tercera vía en el Parlamento Europeo frente a los grupos socialista y popular.