Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU lleva a los municipios sus propuestas para garantizar los servicios básicos a los más afectados por la crisis

Izquierda Unida llevará a todos los municipios en los que tiene representación una batería de medidas concretas con la que pretenden garantizar los servicios básicos, tales como agua, luz o alimentación, a las personas o familias más afectadas por la crisis económica.
Bajo el nombre de 'Plan de actuación permanente sobre iniciativas concretas', IU quiere defender en todos los ayuntamientos una serie de actuaciones encaminadas a lograr 'municipios libres de exclusión', en los que ninguno de sus vecinos sufran recortes de servicios esenciales como consecuencia de su situación económica.
El programa ha sido coordinado por su responsable de Política Municipal, Manuel Fuentes, y lo plantearán los concejales de IU en los ayuntamientos de toda España, tanto si forman parte del gobierno local como si se encuentran en la oposición.
El objetivo es que los gobiernos locales garanticen 'mínimos vitales' como el suministro de agua, energía eléctrica o la alimentación a los colectivos con más riesgo, desde su ámbito de competencias.
PLANES DE EMPLEO Y FISCALIDAD PROGRESIVA
Para ello, propone distintos ámbitos de actuación que van desde partidas económicas específicas recogidas en los presupuestos municipales, pasando por actuaciones específicas en los comedores escolares, servicios de comida a domicilio, el impulso del cooperativismo o la promoción y desarrollo de la Red de Solidaridad Popular.
También quiere impulsar planes temporales de empleo destinados a parados de larga duración y propone políticas fiscales progresivas en tasas, impuestos y precios públicos. "Si se quiere atajar el grave problema en el que estamos inmersos los ayuntamientos deben actuar en los ingresos con el propósito de garantizar recursos para exenciones, bonificaciones y/o subvenciones a personas desfavorecidas", sostiene Fuentes.
Este plan también incluye la "remunicipalización" de servicios públicos para revertir el ahorro que suponga en ayudas a personas en riesgo de exclusión.
INTERMEDIACIÓN EN LOS DESAHUCIOS
Las medidas se completan con la "incorporación de cláusulas sociales en la contratación de servicios y suministros" o la "creación de oficinas de intermediación para personas con pocos recursos que estén afectadas por conflictos bancarios, inmobiliarios, con empresas de servicios y suministros".
El plan dedica un apartado específico al tema de la vivienda, en el que se insta a la puesta en marcha de "soluciones habitacionales desde los ayuntamientos", según las posibilidades específicas de cada uno, que pasarían, entre otras cuestiones, por la utilización de "edificios, solares y parcelas públicas para uso social, con una gestión compartida en colaboración con los colectivos sociales".