Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU propone voto a los 16 años, transporte gratis para parados y quitar subvenciones a los colegios religiosos

El programa electoral de Izquierda Unida para las elecciones generales del 20 de noviembre recoge propuestas como una reforma del sistema electoral que permita ejercer el derecho al voto a partir de los 16 años de edad, el fomento de las consultas para favorecer la participación ciudadana en la política, gratuidad del transporte público para parados y la supresión de subvenciones a colegios religiosos.

En el documento definitivo, al que ha tenido acceso Europa Press, se recogen otras iniciativas como una moratoria en los desahucios hasta que se apruebe la dación en pago, y el fomento de la autoconstrucción de viviendas. Igualmente, propone eliminar la inmunidad en casos de corrupción y evitar que este tipo de delitos prescriban.
Defienden asimismo la recuperación del Ministerio de Igualdad y la aprobación de una ley integral sobre el colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales que penalice la discriminación por orientación sexual y que traslade a estas parejas el tratamiento penal que ahora se aplica en casos de violencia de género.
PARA UNA DEMOCRACIA REAL
Además de reconocer el derecho al sufragio a partir de los 16 años, IU propone extenderlo a los inmigrantes con dos años de residencia en España, dentro una reforma del sistema electoral que debe también "garantizar la proporcionalidad en el reparto de escaños", y que es una de las propuestas que plantea IU bajo el epígrafe "para una democracia real".
En la misma línea, apuesta por la instauración de mecanismos de participación ciudadana en los distintos niveles de gobierno y respecto a las distintas materias. En concreto, propone desarrollar en la Constitución el derecho de participación, obligando al establecimiento de dichos mecanismos, como consultas o referéndums en temas tales como la integración en organizaciones supranacionales o la adopción de decisiones económicas trascendentales.
Aborda también la corrupción política, abogando por la eliminación de la inmunidad asociada al cargo en delitos de corrupción, así como la imprescriptibilidad de este tipo de delitos. Además, propone la supresión de los privilegios y un control estricto del absentismo de los cargos electos, y sanciones por dejación de funciones.
PARA SALIR DE LA CRISIS
En el bloque de medidas económicas para salir de la crisis, IU propone el "plan de choque" para el empleo que ha venido explicando últimamente y con el que asegura que se podrían crear cerca de tres millones de puestos de trabajo en tres años con inversión pública, obteniendo los fondos principalmente de la lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida.
Éste plan incluye medidas de apoyo a las pymes y los autónomos, como el ya anunciado 'Programa Primer Trabajador' para subvencionar durante dos años la contratación con carácter indefinido del primer trabajador, y garantizar el pago de las facturas en 30 días.
IU apuesta también por apoyar a los parados, con medidas como la gratuidad de los transportes públicos y una moratoria que suspenda los desahucios que afecten a la vivienda habitual, a la espera de que se apruebe la dación en pago. En materia de vivienda apuesta también por fomentar la "autoconstrucción".
EDUCACIÓN LAICA
IU apuesta por los servicios públicos, y especialmente por una "educación pública, laica, democrática y de calidad". En este sentido, plantea entre otras cosas que no haya financiación pública para los centros educativos con ideario religioso o de otra naturaleza.
Por otro lado, quiere recuperar el Ministerio de Igualdad y promover la igualdad en todos los ámbitos, incluido el político, para lo que propone reformar la ley electoral para que las listas electorales contemplen un 50% de mujeres.
Asimismo, en defensa del colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, contempla la aprobación de una ley integral contra la "LGTBIfobia", que penalice las discriminaciones por orientación sexual o identidad de género, y que recoja un apartado específico sobre violencia doméstica en las parejas del mismo sexo.
LAICIDAD Y REPÚBLICA
El programa incide en la construcción de un Estado laico, suprimiendo los privilegios confesionales, eliminando la financiación pública a las instituciones religiosas y garantizando la aconfesionalidad de los actos oficiales, y contempla la apertura de un proceso constituyente como camino hacia la III República.