Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ingresa en un centro de menores la niña de 14 años detenida en Melilla tras defender la 'Yihad' ante el juez

El Juzgado Central de Menores de la Audiencia Nacional ha decretado el ingreso en un centro de menores de la niña de 14 años que fue detenida el pasado sábado en Melilla después de que defendiera en su comparecencia la 'Yihad' o guerra santa ante el juez y reconociera que en un plazo de "dos o tres días" iba a viajar a Irak para integrarse en el grupo terrorista Estado Islámico, informaron fuentes jurídicas.
La menor, que ratificó ayer lunes en el Juzgado Central de Menores la declaración que hizo ante la Fiscalía de Melilla, ha asegurado que fue reclutada hace cuatro meses a través de Facebook y Whatasapp y que, tras contactar con un 'mahram' (un hombre al que no se permite casarse, según el islam), iba a emprender el viaje desde Nador (Marruecos) en compañía de otras tres chicas a las que ha identificado por su nombre.
La joven, de nacionalidad española, que permanecerá al menos seis meses en el centro de internamiento, ha sido imputada por un delito de integración en organización terrorista junto a Fauzia Allal Mohamed, de 19 años, que ha quedado este martes en libertad con medidas cautelares por orden del juez Santiago Pedraz. La joven ha negado que quisiera integrarse en la organización terrorista y ha admitido que alojó a la menor durante dos días.
Allal Mohamed, que ha abandonado la Audiencia Nacional tras su declaración, ha quedado en libertad provisional sin fianza a petición de la Fiscalía aunque tendrá que realizar comparecencias semanales en el juzgado más próximo a su domicilio y entregar el pasaporte, y no podrá abandonar el territorio nacional.
El juez Pedraz, que ha decretado el secreto de las actuaciones, también ha impuesto a la mujer la obligación de ofrecer un número de teléfono y una dirección en la que ser permanentemente localizada y comunicar cualquier cambio de domicilio.