Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joan Ribó denuncia el "ostracismo" de Valencia y reclama más inversiones estatales en la ciudad

Lamenta la "herencia" del PP en el Ayuntamiento y dice que "fueron mejores gestores en los bolsillos propios"
El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha denunciado el "ostracismo" que ha existido en la ciudad de Valencia "durante décadas" al mismo tiempo que ha reivindicado un mayor nivel de inversiones en la ciudad por parte del Gobierno, al que ha acusado de no tratar a la capital valenciana como la tercera ciudad de España.
Durante un desayuno informativo de la tribuna Smartcity. Foro de la Nueva Ciudad' celebrado en Madrid y organizado por Nueva Economía Fórum, Ribó ha aseverado que Valencia es la "tercera ciudad más importante" de España aunque esta condición "no se aprecia en el nivel inversor del Estado".
"Hemos dicho basta a décadas de ostracismo en política", ha manifestado, tachando de "decepcionantes" las inversiones que ha recibido Valencia para infraestructuras ferroviarias hasta ahora.
Concretamente, ha criticado la falta de un "proyecto claro" para la Alta Velocidad en la ciudad tras muchos "años de espera" así como las del Corredor Mediterráneo, que "no acaba de despegar en el plazo" fijado.
Asimismo, ha puesto de manifiesto su "profundo desacuerdo" con las inversiones previstas para Valencia en materia cultural. "Suena a broma de mal gusto", ha recalcado, tras cuantificar las diferencias entre las inversiones de museos para Madrid y Barcelona frente a Valencia, entre otras.
"Los Presupuestos Generales del Estado de 2016 son claramente frustrantes. Pese a ser la tercera ciudad del Estado no se refleja ni en la financiación ni en las inversiones", ha concluido.
DISMINUCIÓN DE LA DEUDA MUNICIPAL
Asimismo, ha lamentado la "herencia" que ha dejado la gestión anterior del PP que, entre otras cosas, ha dejado cifras de deuda "que hacen sonrojar a cualquiera": "Los que nos vendieron ser buenos gestores en realidad han propiciado tener que dedicar 10 euros de cada cuatro que dedicamos a inversión", ha dicho, remachando: "Seguramente fueron mejores gestores en los bolsillos propios saqueando los ajenos".
En este sentido, ha asegurado que tras siete meses de Gobierno han conseguido "disminuir en 36 millones de euros la deuda municipal, cifrada en 716 millones de euros a 31 de enero. "Hemos pasado de una deuda del 102 por ciento al 95 por ciento", ha afirmado.
Asimismo, ha hecho énfasis en las "prioridades" para lograr el bienestar de la sociedad destacando la política educativa, el medioambiente y la movilidad para la sostenibilidad de la ciudad así como la política de innovación. "Trabajamos por una Valencia más justa en lo económico y en los social", ha incidido.
El alcalde ha puesto de relieve la labor que se ha hecho desde el tripartido del Ayuntamiento valenciano -PSOE, Compromís y Valencia En Comú-- y ha apuntado que se pretende incentivar la participación en la política municipal. De hecho, ha destacado que los ciudadanos decidirán donde irán a parar siete millones de los presupuestos.
Con todo, frente a la gestión del PP que, a juicio de Ribó quiso hacer de la ciudad de Valencia su "propio cortijo", ha defendido que los valencianos "se han levantado de nuevo". Además, sostiene que el nuevo Gobierno municipal reivindicará "la calidad de vida de miles de los vecinos" que hasta ahora, en su opinión, se ha visto mermada por el "abandono" y la "ostentación de unos pocos".