Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El economista José Luis Sánchez gana las primarias de Vox Madrid

El economista de 44 años José Luis Sánchez Sánchez ganó ayer las primarias de Vox Madrid, con el 36,97 por ciento de los votos, a muy corta distancia de sus oponentes María del Carmen Caballero (35,02%) y Gonzalo Niederleytner (28,02%).
Sánchez es profesional de banca comercial desde 1997, en puestos de gestor de empresas, coordinador de Formación-Recursos Humanos y director de Oficina. Es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad San Pablo-CEU y MBA entre Providence Collegue, entre otros estudios.
Ha sido también cofundador de la asociación por el Cambio Civil y formó parte del partido Sociedad Civil Democrática de Mario Conde.
Sánchez presentó su candidatura "sin representar a ningún grupo, corriente de opinión, ni nada parecido dentro del partido" pero representando "aquellos valores cuya renuncia por parte del sistema político actual si ha llevado a la Sociedad a la situación de deterioro económico y social en la que nos encontramos".
"Creo ante todo que la crisis actual no es una crisis económica, lo sé de buena tinta, ya que trabajo en sistema financiero a pie de calle y lo llevo padeciendo y previendo como cualquier ciudadano desde hace mas 17 años. Es, ante todo, una crisis de valores, y no es retórica, es la realidad. Hemos visto como los gobiernos del bipartidismo nos han vendido el enriquecimiento rápido, lo fácil, lo inmediato, en vez del esfuerzo, el sacrificio y el mérito y lo han hecho mirando solo el corto plazo, pensando en sus objetivos personales, electorales y clientelares, en vez de pensar en el crecimiento sostenido y el bien común", manifestó.
Pero el economista no cargó contra las instituciones, que "no son malas por si mismas" sino que "son malas o buenas en función de las personas que las gobiernan".
"Ha llegado la hora de que los que representamos la sociedad civil y nunca hemos vivido ni dedicado a la política, demos un paso al frente y gritemos juntos ya 'Estamos Hartos'. Hartos de que otros nos hagan las Leyes sin contar con nosotros, y que nos utilicen cada 4 años para legitimar esta democracia imperfecta", añadió al presentar la candidatura.
Además, apuesta por la necesidad de que Vox sea "un proyecto creativo, original, donde las ideas y las soluciones sean las de siempre". "No podemos ser un partido más. Debemos de huir de los extremismos en las formas, pero no alejarnos nunca de nuestros principios y valores. No nos puede dar vergüenza defender nuestros valores, aunque otros los consideren caducos o extremos", señalaba.
LOS ASPIRANTES PERDEDORES
En las primarias de ayer concurrieron el periodista Gonzalo Niederleytner y la exdirectora de Comercio de la Comunidad de la época de Alberto Ruiz-Gallardón Madrid Carmen Caballero.
La candidatura del primero se marcaba como objetivo duplicar el número de afiliados al partido, transmitir mejor su mensaje, especialmente a través de las redes sociales, conectar el partido con el tejido asociativo de distritos, municipios, universidades y con la calle. También apostaban por recuperar los afiliados perdidos tras la crisis abierta este verano.
En los pasados comicios europeos Vox obtuvo 80.557 votos en la región madrileña, el 3,64 por ciento del total. Es necesario conseguir el 5 por ciento para obtener representación en Madrid.
La candidatura de Niederleytner intentó impugnar sin éxito la candidatura de Caballero alegando que el segundo en la lista, José María González de Diego, pertenece a otro partido político.
Por su parte, Carmen Caballero se presentó con el objetivo de "dar un impulso definitivo a la estructura provincial del partido y trabajar con fuerza, ganas e ilusión para captar no sólo la atención, sino también la confianza de los ciudadanos madrileños".
Así, manifestó que el partido sería el eje de su trabajo, estrategia y desarrollo de políticas "e integrarán a todos los afiliados de Madrid, pues los verdaderos rivales son el resto de formaciones a las que Vox se enfrentará en las próximas elecciones".