Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lambán "empeñado" en el cumplimiento de las sentencias de los bienes

El presidente apuesta por la participación "proactiva" de Aragón en la gobernanza de España
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, está "empeñado" en el cumplimiento de las sentencias de los bienes histórico-artísticos de las parroquias aragonesas que se encuentran en Cataluña. "La búsqueda de soluciones políticas" a este litigio "jamás" se llevará a cabo a costa de dejar de exigir el retorno en los tribunales, ha dicho.
Lambán mantendrá la exigencia del cumplimiento de las ocho sentencias judiciales que reconocen la propiedad de los bienes a la Comunidad Autónoma.
El presidente del Ejecutivo ha comparecido, a petición propia, al inicio de la sesión plenaria de las Cortes para dar cuenta de la reunión que mantuvo con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, el pasado 22 de febrero en Barcelona.
Ha aseverado que "este Gobierno será transparente" y ha recalcado que en el encuentro dijo que llevaría hasta el final la posición de Aragón en los tribunales y rechazó las injerencias en la aplicación de las sentencias. Ha lamentado los "excesos verbales" del consejero catalán de Cultura, Santi Vila, que "quizá quiso incurrir en afirmaciones que nosotros no compartiríamos", en alusión a la supuesta co-gestión de los bienes artísticos.
"Se habló de que volverían a Aragón" y Vila ha asegurado a la consejera aragonesa, Mayte Pérez, que "no se apea un centímetro de lo que dijo en Zaragoza", en la reunión que ambos mantuvieron tres días después del encuentro en Barcelona, ha continuado Lambán, quien ha dejado claro que "no vamos a dar marcha atrás en ninguna de las decisiones que hemos tomado a través de los tribunales".
Aragón exige el cumplimiento de las sentencias y "si al final no hay acuerdo para el cumplimiento por la vía política, no habremos perdido absolutamente nada", ha agregado. El próximo mes de octubre se inaugurará una exposición sobre las relaciones de Cataluña y Aragón desde el siglo XVIII.
El presidente ha insistido en que "la búsqueda de soluciones políticas" al conflicto de los bienes "jamás" se hará a costa de dejar de exigir el retorno en los tribunales.
Lambán quiere resolver "de manera definitiva" el conflicto por la vía judicial, no solo porque "este es uno de los asuntos que envenenan las relaciones" de Cataluña con Aragón, sino también por razones de justicia.
GOBERNANZA
Ha enmarcado la reunión en el impulso a las relaciones con otras comunidades autónomas y de la participación de Aragón en la gobernanza de España de forma "proactiva", de forma que la Comunidad no espere decisiones "benevolentes", sino que participe en la toma de decisiones. Lambán ha defendido el modelo de Estado federal, cooperativo y solidario, mediante la reforma de la Constitución.
El jefe del Ejecutivo autonómico ha expuesto que, hasta el momento, la participación de Aragón en la gobernanza de España "ha sido reactiva, rechazando acuerdos o decisiones que se consideraban injustas, o pasiva, aceptándolos de manera resignada", en un contexto en el que "salen siempre perjudicadas las comunidades de menor peso".
Ha dejado claro que "no podemos aceptar como algo ajeno" la gobernanza de España, "sino sentirnos concernidos por ella" para afirmar: "no aceptaremos ser simples delegados del Gobierno en Aragón, sino ser parte activa en el Estado".
Para ello, el presidente aragonés se propone utilizar la relación bilateral con el Estado basándola en la "lealtad recíproca" a través de la Comisión Bilateral de Cooperación Aragón-Estado, donde exigirá "de manera rotunda" la aplicación del artículo 108 del Estatuto de Autonomía, que prevé la firma de un acuerdo de financiación dentro del régimen general de las comunidades autónomas.
Además, recurrirá a las "vías multilaterales" de relación con otras regiones, especialmente las vecinas, sobre las que "se pueden sustentar intereses comunes", aunque también se pueden suscitar "conflictos". De estas, ha destacado la relación con Cataluña, "la más influyente" por los numerosos vínculos, como la cultura compartida, los motivos lingüísticos, la economía y los lazos personales.
La reunión con Puigdemont ha pretendido normalizar las relaciones entre ambas comunidades tras seis años sin contactos oficiales y para trasladar al presidente catalán su disposición a trabajar en el "problema que tiene planteado Cataluña y, por ende, el conjunto del país".
Ha reconocido que no fue capaz de atraer a Puigdemont a su terreno porque "no se pueden hacer milagros", pero sí le comunicó su impresión de que "España puede construirse de manera que ellos puedan sentirse a gusto", es decir, que "hay posibilidad de arreglo, pero hablando, no dando portazos, haciendo política".
El presidente ha recalcado que "a nadie le interesa más que a Aragón evitar la desconexión" por el "cúmulo de interés compartidos", de ahí la intención de "tender puentes, contribuir al diálogo, buscar soluciones entre todos, reacomodar otras vez las piezas del Estado a satisfacción de todas las partes".
El 22 de febrero Lambán habló sobre el Plan Hidrológico de Cuenca y la sanidad, tras lo que visitó, asimismo, el puerto de Barcelona, reuniéndose con el Consejo de Administración, de donde "salieron decisiones trascendentales" para la logística y la agroalimentación.
Ha hecho notar que Cataluña es el principal cliente y proveedor de la economía aragonesa, mientras que Aragón es el principal cliente y el segundo proveedor.
NORMALIZAR LA RELACIÓN
El portavoz del PP, Roberto Bermúdez de Castro, ha preguntado a Lambán si los 53 bienes comprometidos volverán a Aragón en propiedad o si va a haber cogestión, como afirmó el consejero catalán de Cultura, Santi Vila, en el Parlamento de su comunidad. "No permitan la cogestión ni el trilerismo", ha exigido. Bermúdez de Castro ha avisado también de que Cataluña quiere romper la unidad de cuenca.
"Desde fuera da la impresión de que hablaron dos idiomas diferentes o les intentaron tomar el pelo", ha dicho el diputado popular sobre la reunión del 22 de febrero, advirtiendo de que "puede acabar en un nuevo esperpento".
Ha defendido la gestión del anterior Gobierno regional en esta materia señalando que Artur Mas, "no quería reunirse con ningún presidente autonómico porque no los veía de su nivel".
El portavoz del PAR, Arturo Aliaga, ha manifestado que las relaciones económicas no están envenenadas "en absoluto", recordando la entrada del Gobierno de Aragón en la terminal marítima de Barcelona en 2001. "El envenenamiento proviene de la posición intransigente del incumplimiento de determinadas sentencias", ha continuado Aliaga, quien ha rechazado el proceso de desconexión.
Desde C's, Susana Gaspar, ha celebrado que se hayan retomado las relaciones con Cataluña, que llevaban "seis años rotas". La portavoz ha resaltado que "hay una inmensa mayoría de españoles contrarios a la desconexión".
El portavoz del PSOE, Javier Sada, ha considerado fundamentales las relaciones de vecindad para impulsar la logística aragonesa y ha puesto de relieve las "razones históricas" que unen a Aragón con Cataluña.
El presidente del grupo de Podemos, Pablo Echenique, ha elogiado a Lambán por "abrir vías de diálogo", lo que es "mejor que los selfies, las epístolas, mucho mejor que la guerra fría en que estábamos instalados o echar leña al fuego". Ha confiado en que las relaciones con Cataluña se descongestionen de forma "real".
En representación de CHA, Gregorio Briz, ha calificado de "fundamental" que Aragón participe en la gobernanza de España y ha planteado si el debate ha de girar sobre el federalismo cooperativo y solidario y sobre el derecho a decidir.
La diputada de IU, Patricia Luquin, ha apostado por una relación de vecindad "normalizada", ha apoyado el recurso a la Comisión Bilateral. "Es importante abrir cauces de comunicación".