Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Justicia cambiará la ley del aborto aunque mantendrá su espíritu fundamental

El Ministerio de Justicia trabaja ya para dar respuesta a las demandas de los barones del PP que han reclamado más consenso en la reforma de la Ley del Aborto. También servirá para satisfacer el mandato del Rajoy a Gallardón en el Comité Ejecutivo Nacional de este miércoles en el que le pidió que escuchasen la opinión de los líderes regionales del partido para mejorar el texto que debatirán las Cortes. Fuentes del Ministerio que dirige Ruiz-Gallardón han asegurado a Informativos Telecinco que están abiertos a introducir cambios siempre que no se toque el espíritu fundamental de la ley.

A pesar de que Mariano Rajoy ha reclamado a sus dirigentes que dejen de hablar del aborto para centrarse en la economía y la recuperación, lo cierto es que en su partido solo se habla de la interrupción del embarazo. Los barones siguen reclamando a Gallardón una mejora del texto a través del consenso, tal y como le aconsejó el propio Rajoy.
En el Ministerio de Justicia han empezado a trabajar ya en algunas modificaciones que, según fuentes consultadas por Informativos Telecinco, no tocaría el espíritu fundamental de la ley. Las claves de esta modificaciones se centran en el tratamiento de las malformaciones del feto y en los infórmenes preceptivos para abortar.
De hecho, será a este viernes cuando el texto de la reforma de Ruiz-Gallardón sea remitido a los órganos preceptivos para que informen el anteproyecto, así como a las comunidades autónomas con competencias en Sanidad, según han informado fuentes del Ministerio de Justicia.

A través de ese trámite, Justicia considera que se podrán solventar todas las consultas y dudas que suscite el proyecto y llegar a un acuerdo con las comunidades autónomas. Esperán así cumplir con el mandato que el presidente del partido, Mariano Rajoy, dio a Gardón en el Comité Ejecutivo Nacional de este miércoles cuando le pidió que dialogara con los barones regionales para "mejorar" la ley.

Entre los cambios que podrían ser introducidos, Justicia trabaja en dos direcciones que no supondrían grandes modificaciones. Se trataría de una mejora en la explicación y redacción en lo referido a la regulación que afecta a la malformación del feto, cuyo supuesto independiente se ha eliminado del texto y se ha ligado al riesgo para la integridad psicológica de la madre. En este sentido, el departamento que dirige Alberto Ruiz Gallardón no cree que se deba modificar su esencia y considera que se ha comprendido mal su nueva redacción.

Explica que lo que se ha hecho, tal y como, a su juicio, exigen tanto la sentencia del Tribunal Constitucional como la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, es confrontar dos derechos porque no se puede utilizar el simple hecho de la malformación para justificar un aborto. Así, señalan que se ha optado por confrontar en estos casos el derecho a la integridad psíquica de la madre con el derecho a la vida del nasciturus.

También son reticentes a rebajar los requisitos exigidos para poder abortar, es decir, que un informe firmado por dos facultativos acredite el riesgo para la salud psíquica de la madre y que otro informe acredite el estado del feto.
Los barones siguen opinando

A pesar de estos leves retoques, la presión de los barones y dirigentes populares no ha cesado en las últimas horas. El llamamiento de Rajoy a un cierre de filas para no hablar del aborto y centrarse solo en los buenos datos económicos y en la recuperación de la confianza, no ha sido secundado en el PP.

Este jueves, escuchábamos a la diputada popular Rodríguez Salmones pedir en público "mejorar cosas" del texto del aborto. Algo a lo que también se refería su compañero de bancada, Mártinez Pujalte cuando reclama "límites" a la hora de regular sobre "el derecho a vivir".

Más explícito ha sido el presidente de Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijóo que apuntaba a uno de los aspectos más polémicos de la reforma: "En el supuesto de malformación creo que sería necesario concretar".